La sabiduría oculta del cuerpo

por Mariana Jasso

Hay quienes dicen que nuestro cuerpo es nuestro primer territorio, otras como yo lo manejamos como nuestro templo y otras quizá hablan de su cuerpa, sea una de estas con la que te identifiques o no, lo cierto es que toda la vida nos enseñaron a odiarnos, fuera cual fuera nuestro cuerpo. Y no sólo eso, nos enseñaron a habitar un cuerpo, a tenerlo, a apropiarnos de él en lugar de ser y existir en conjunto. Quisiera recuperar el siguiente fragmento del libro de “Mujeres que corren con los lobos sobre el cuerpo” de Clarissa Pinkola, psicoanalista junguiana,

“[…] A veces se habla de las mujeres como si sólo un cierto temperamento, sólo un cierto apetito moderado fuera aceptable. A lo cual se añade con harta frecuencia un juicio sobre la bondad o la maldad moral de la mujer según su tamaño, estatura, andares y formas se ajusten o no a un singular y selecto ideal. Cuando se relega a las mujeres a los estados de ánimo coma gestos y perfiles que sólo coinciden con un único ideal de belleza y conducta, se les aprisiona en cuerpo y alma y ya no son libres.”

Sin duda este libro me ha llenado de cuestionamientos constantes, el más reciente es justo sobre mi cuerpo y mis inseguridades. Creo que todas tenemos inseguridades y no sólo sobre nuestro cuerpo, sino también sobre las relaciones, nuestro trabajo y esfuerzos, nuestra familia y amistades; inseguridades de todo tipo se apoderan de nosotras haciéndonos creer que no somos o hacemos lo suficiente, pero no somos nosotras, son las enseñanzas. Se nos ha dicho que nuestro cuerpo no es perfecto y que para serlo debemos hacer dietas especiales, ejercicio y ser correctas, con esto último me refiero a que no podemos permitirnos liberar nuestros instintos salvajes como la intuición y la sabiduría ancestral, toda esa que guardamos justamente en nuestro cuerpo. Vamos a ello.

Nuestros cuerpos saben cómo interactuar con el ambiente y cómo ir fluyendo a través de lo que sucede, incluso hay quienes afirman que las estaciones del año no están ahí por casualidad y que no sólo ayudan a los árboles y animales a sobrellevar la vida, sino que nosotras como humanas también nos movemos a través de ellas, generando ideas en primavera, trabajando en verano, evaluando en otoño y descansando en invierno, pero claro que no hemos sido enseñadas en ello porque entonces, sería escuchar a la naturaleza, a lo “salvaje” y al sistema en el que vivimos no le conviene eso, lo que necesita es que vivamos para trabajar y consumir, a pesar de que, como menciono, nuestros cuerpos tienen esa sabiduría ancestral que viene de generaciones, pero la rechazamos buscando nuevas ideas o pensamientos que creamos están correctos en sociedad. Tenemos que volver a lo ancestral.

Ahora pensemos en cómo el no estar conformes con nuestra corporalidad conlleva a otras inseguridades, porque si no estamos satisfechas con nuestro cuerpo, mucho menos lo vamos a estar haciendo con lo que hagamos con él, así que primero debemos sanar los vínculos que tenemos con los cuerpos de nuestras abuelas, madres y nosotras mismas, y hago mención a sanar estos linajes de mujeres específicamente porque somos quienes hemos recibido esta opresión de manera histórica, sistémica y que nos causa dolor. Aceptar los cuerpos no sólo es su físico, sino también su historia, sentimientos y experiencias, aprender a ser un cuerpo en lugar de tener un cuerpo para poder vibrar en sintonía con todo lo que somos y vivimos a diario. Hay que reconocernos como somos. Clarissa Pinkola menciona en el mismo libro antes mencionado que la diversidad de lobas es lo que las hace fuertes, pues una sin una pata puede entrar a una cueva a comer arándanos, otra loba puede saltar tan alto a un lago que parece un delfín y otra podría tener la gracia de una bailarina al tomar agua de un estanque, porque ser diferentes nos hace mágicas y extraordinarias.

Aceptar nuestros cuerpos no es fácil, ¿cuánto tiempo nos llevará? No lo sabemos, son procesos individuales y propios, hace poco leía un artículo de una amiga querida llamada Lisseth donde compartía su experiencia compartiendo su cuerpo y cómo había pasado muchas cosas para al fin aceptarse y quererse, así que cada una tendrá su reconocimiento que conllevará dolores, pérdidas y experiencias nuevas que lleven a entender al cuerpo como un ser multilingüe que habla a través de su temperatura, su color, su olor, etc. ¿No es verdad que tu cuerpo te indica cuando tienes miedo o cuando el fuego de una excitación al estar con quien amas en un momento de pasión llega a ti? O quizá recuerdes que tu corazón latía fuerte por una decisión importante que debías tomar y te decía qué hacer, tal vez le escuchaste, tal vez no, pero eso sólo te sirve de experiencia ahora que iniciarás esta aceptación corporal y empezarás a ser, con todas las letras que tiene esa bella palabra.La sabiduría está en nosotras, sólo necesitamos regresar a ella y confiar. Cuando empecemos a aceptar, cuidar y amar nuestro cuerpo, veremos poco a poco como las otras inseguridades desaparecen o se trabajan más y mejor. Y como una mujer sabia llamada Patricia Yllescas me dijo alguna vez: aprecia la respiración porque tienes el ciclo sagrado de la vida, cuando naces inhalas y cuando mueres exhalas, tienes más poder del que crees cuando respiras y vives. Y sí, cada respiración es una decisión, así que aceptemos esa sabiduría que ya nos fue dada.

‘México feminista ¿obsoleto o necesario?”

por Alice Bushell

La Real Academia Española define el término ‘feminismo’ como ‘principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.’ (RAE 2020) Este ensayo analizará en el México actual, el ‘feminismo radical’ y las críticas que evoca este término y, finalmente, por qué no es obsoleto hablar de México en la actualidad.

Los académicos rastrean el feminismo en México hasta la revolución mexicana (Díaz 2020). Sin embargo, el año 2019 fue descrito como el año del feminismo en México, debido al número de manifestaciones y  al incremento en la conciencia colectiva de los problemas feministas. En 2019 las mexicanas marcharon por varias causas feministas, como, por ejemplo, los derechos del aborto, la violencia contra las mujeres y los derechos reproductivos (Galván 2019). Las marchas ganaron impulso en la lucha por los derechos de las mujeres y también ayudaron a educar a otros miembros del público, lo que llevó a describirse como la “cuarta ola” del feminismo. 

Una característica de la cuarta ola del feminismo es el reconocimiento de que ciertos grupos tienen problemas diferentes a otros lo que ha llevado a subfracciones del movimiento feminista. Un ejemplo de una facción del feminismo en México: el feminismo indígena. Gabriela Cano e Hilda Monraz escriben: ‘hay distintas maneras de vivir el feminismo […] Entonces, no es lo mismo ser militante feminista desde la academia con ciertos privilegios que entre las obreras o con las indígenas’ (Díaz 2020), ellas reconocen que la lucha por los derechos de las mujeres  difiere del contexto donde surgen, ya sean grupos étnicos, sociales o  de distintas orientaciones sexuales. Algunas feministas indígenas creen que están representadas como ‘un grupo vulnerable carente de capacidad y poder para generar cambios en su propia condición’ (López Cruz n.d.: 12) que lleva a la necesidad de crear un grupo separado para que puedan representarse a sí mismos. 

Actualmente hay muchas críticas de lo que se llama feministas radicales. Es necesario entender que lo que se llama feminismo radical hoy en día no es la definición verdadera del feminismo radical. Verónica Valeria De Dios Mendoza escribe que las feministas radicales luchaban ‘para lograr la completa emancipación de la mujer’ (De Dios Mendoza 2017), en muchos casos las feministas radicales promovían el separatismo y el lesbianismo político (Rudy 2001: 193). Sin embargo, hoy en día se usa la etiqueta ‘feminista radical’ para describir feministas que usan métodos ‘extremos’ para resaltar las luchas que enfrentan.  

El año pasado en Guadalajara, hubo una manifestación que fue descrita como radical y extrema. Había un performance y después quemaron ‘libros cargados de dogmas contra las mujeres, o con una violencia clara contra las minorías’ (Bravo Regidor 2019). Estas acciones fueron condenadas en todos los medios y los participantes fueron comparadas con inquisidores y nazis por usar métodos tan extremos (Bravo Regidor 2019). Otra crítica recurrente del movimiento feminista, es aquella que está en contra del uso de grafiti durante las marchas, y esto también se describe a menudo como extremo y radical. En noviembre de 2019 hubo una manifestación contra la violencia feminicida y en Ciudad de México ‘utilizaron pinturas  en aerosol color rosa para escribir en el piso, camellones y las escalinatas […] del Ángel de la Independencia’ (Luna 2019), junto con otras estatuas, monumentos y edificios. Fueron muchas las críticas de los medios, por desfigurar monumentos con tanta relevancia cultural y histórica, y además por causar daños económicos y trabajos de limpieza y restauración de los monumentos. 

Durante la discusión de estos actos “radicales”, es importante recordar qué ha causado este curso de acción. Uno de los escultores de una estatua que pintaron durante la marcha ha escrito en las redes sociales para celebrar el grafiti: ‘por eso se instaló [la estatua] sin pedestal, para que el “Padre de la democracia” fuera parte de las manifestaciones sociales y democráticas’, también dijo que esperaba que la estatua de Francisco I. Madero permaneciera pintada para recordar a la gente las luchas de las mujeres en México. (El Personalista 2020). Las feministas también han criticado a la prensa por estar más indignadas por la quema de libros o por los grafitis que por la violencia contra las mujeres que ocurre a diario (Luna 2019), lo que provoca la pregunta de si las condiciones de los libros y las estatuas son más importantes en la sociedad mexicana que las mujeres. Por lo tanto, cuando se discuten los actos “radicales” del feminismo, es importante tener en cuenta la sociedad y la cultura que ha llevado a que estos actos sean necesarios para que los temas feministas sean reconocidos.

Algunas personas creen que las mejoras recientes en la igualdad entre hombres y mujeres hacen el feminismo obsoleto. Por ejemplo, México en el año 2018 era el cuarto lugar en el mundo para la representación legislativa de las mujeres, y es el único país en el mundo con un senado elegido que es mayoritariamente femenino (Hinojosa and Piscopo 2018). Sin embargo, aunque este es un paso en la dirección correcta, todavía hay un largo camino por recorrer en la lucha por la igualdad y los derechos de mujeres.

Uno de los problemas más graves para las mujeres en México es el feminicidio. En 2019, diez mujeres o niñas fueron asesinadas al día (Saúl Vela 2019). En febrero de 2020, el fiscal general Alejandro Gertz, dijo que los asesinatos de mujeres por motivos de género han crecido 137% en los últimos 5 años (Rojas 2020). Afortunadamente, el aumento del movimiento feminista en México ha ayudado a visibilizar estos temas y ha habido protestas y marchas para presionar al gobierno para que tome medidas sobre este grave problema.

También hay problemas institucionales en la forma en que se trata a las mujeres. Ha habido muchas críticas sobre cómo se representa a las mujeres en los medios de comunicación. Recientemente, la policía filtró una foto del cadáver mutilado de una mujer asesinada por su esposo a periodistas, y decidieron publicar la foto en los periódicos (Rojas 2020). Además, los títulos de los artículos trivializaron al asesino con referencias del día de San Valentín, por ejemplo, un periódico escribió “La culpa la tuvo Cupido” (Rojas 2020). Esta falta de respeto por la dignidad de la mujer asesinada muestra que el feminismo no es obsoleto. Muestra que el feminismo es necesario para educar a instituciones -como la prensa- que al publicar estas fotografías y hacer bromas en los titulares normalizan la violencia de género.

Otro problema institucional con respecto a la necesidad del feminismo es la discusión actual sobre la eliminación del feminicidio del código penal. El fiscal general ha explicado que hay dificultades para probar si una mujer fue asesinada en función de su género, pero la presidenta de la Comisión de Igualdad, Wendy Briceño, subraya la necesidad de que el feminicidio y el homicidio tengan clasificaciones separadas: ‘la visibilización de la violencia contra la mujer se da en un contexto de machismo. Estos casos no son simples homicidios’ (Morán Breña 2020). Por lo tanto, aún es necesario hablar sobre el feminismo para que los legisladores y los políticos reconozcan la importancia de tener instituciones conscientes de los problemas que enfrentan las mujeres.

Una razón final por la que es necesario seguir hablando del feminismo, es la actitud de quienes están en el poder en México. Cuando se le preguntó si era feminista, el presidente de México dijo ‘me considero humanista’ (El Informador 2020), académicos dicen que este tipo de frase es un oxímoron porque ‘no se puede ser feminista sin defender la igualdad’ (Antena 3 2019).  El Presidente Obrador también ha sido criticado en la prensa por no contar con estrategias concretas para combatir las crecientes tasas de feminicidio en México (Salinas Maldonado 2019). Los grupos feministas son vitales en la batalla para que se reconozcan los problemas que enfrentan las mujeres y para ayudar a educar a la población sobre cómo abordar estos problemas, especialmente si los líderes no están haciendo lo suficiente.

En conclusión, ha habido un aumento en el movimiento feminista en México en los últimos años, no solo en número, sino también en presencia en los medios. A pesar de las críticas al feminismo radical que existen en el país, lo verdaderamente importante es combatir la causa, es decir la violencia y desigualdad puesto que, al permitir los niveles de violencia que existen se convierte en el único curso de acción posible. También es importante recordar que, aunque México ha hecho grandes progresos en la igualdad entre hombres y mujeres y los derechos de las mujeres, todavía queda mucho camino por recorrer y para que esto sea posible, es importante que la causa feminista continúe activa.

Bibliografía

Antena 3. 2019. ¿Por Qué Decir ‘No Soy Feminista Ni Machista, Yo Creo En La Igualdad’ Es Incorrecto?. [online] Available at: <https://www.antena3.com/noticias/sociedad/8-marzo-dia-mujer/que-decir-soy-feminista-machista-creo-igualdad-incorrecto_201902285c77b9ab0cf2acca9c30612e.html> [Accessed 20 March 2020].

Bravo Regidor, C., 2019. “Feministas Queman Libros”. [online] Expansión Política. Available at: <https://politica.expansion.mx/voces/2019/12/10/feministas-queman-libros> [Accessed 20 March 2020].

De Dios Mendoza, V., 2017. ¿Qué es realmente el feminismo radical?. Análisis y opinión con perspectiva feminista, [online] 40. Available at: <https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/hechos-y-derechos/article/view/11546/13423> [Accessed 20 March 2020].

Díaz, A., 2020. Un Recorrido Por La Historia Del Feminismo En México. [online] El Universal. Available at: <https://www.eluniversal.com.mx/cultura/un-recorrido-por-la-historia-del-feminismo-en-mexico> [Accessed 20 March 2020].

El Informador. 2020. No Soy Feminista, Soy Humanista: López Obrador. [online] Available at: <https://www.informador.mx/mexico/No-soy-feminista-soy-humanista-Lopez-Obrador-20200306-0056.html> [Accessed 20 March 2020].

El Personalista., 2020. El Escultor, Javier Marín, Celebra Que Su Obra Haya Sido Pintada. [online] Available at: <https://elpersonalista.com/javier-marin-pinta-efigie-francisco-i-madero/> [Accessed 20 March 2020].

El Imparcial., 2019. Feministas Queman Libros Que Violentan A La Mujer En Las Instalaciones De La FIL. [online] Available at: <https://www.elimparcial.com/mexico/Feministas-queman-libros-que-violentan-a-la-mujer-en-las-instalaciones-de-la-FIL-20191207-0009.html> [Accessed 20 March 2020].

Galván, M., 2019. 2019, El Año En Que La ‘Ola Feminista’ Sacudió A México. [online] Expansión Política. Available at: <https://politica.expansion.mx/sociedad/2019/12/28/2019-el-ano-en-que-la-ola-feminista-sacudio-a-mexico> [Accessed 20 March 2020].

Hinojosa, M. and Piscopo, J., 2018. Women Won Big In Mexico’S Elections — Taking Nearly Half The Legislature’S Seats. Here’S Why. [online] The Washington Post. Available at: <https://www.washingtonpost.com/news/monkey-cage/wp/2018/07/11/women-won-big-in-mexicos-elections-taking-nearly-half-the-legislatures-seats-heres-why/> [Accessed 20 March 2020].

Luna, G., 2019. Vandalismo Y Frustración Marcan La Marcha De Mujeres Contra La Violencia Feminicida. [online] Infobae. Available at: <https://www.infobae.com/america/mexico/2019/11/26/vandalismo-y-frustracion-marcan-la-marcha-de-mujeres-contra-la-violencia-feminicida/> [Accessed 20 March 2020].

López Cruz, M., n.d. Las Mujeres en los Movimientos Indígenas de México: Nuevas Rutas para Transformar el Poder. [online] Available at: <https://www.awid.org/sites/default/files/atoms/files/cambiando_el_mundo_-_mujeres_en_los_movimientos_indigenas_de_mexico.pdf> [Accessed 20 March 2020].

Morán Breña, C., 2020. Las Feministas Rechazan La Propuesta Del Fiscal De México De Eliminar El Feminicidio Del Código Penal. [online] El País. Available at: <https://elpais.com/sociedad/2020/02/03/actualidad/1580755211_258932.html> [Accessed 20 March 2020].

Real Academia Española, 2020. Feminismo | Diccionario De La Lengua Española. [online] «Diccionario de la lengua española» – Edición del Tricentenario. Available at: <https://dle.rae.es/feminismo> [Accessed 20 March 2020].

Rojas, A., 2020. Feminicidio De Ingrid Escamilla: La Indignación En México Por El Brutal Asesinato De La Joven Y La Difusión De Las Fotos De Su Cadáver. [online] BBC. Available at: <https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-51469528> [Accessed 20 March 2020].

Rudy, K., 2001. Radical Feminism, Lesbian Separatism, and Queer Theory. Feminist Studies, 27(1), p.193.

Salinas Maldonado, C., 2020. López Obrador Evita Dar Un Plan Concreto Para Atajar La Crisis De Los Feminicidios. [online] El País. Available at: <https://elpais.com/sociedad/2020/02/18/actualidad/1582046433_957378.html> [Accessed 20 March 2020].

Antena 3. 2019. ¿Por Qué Decir ‘No Soy Feminista Ni Machista, Yo Creo En La Igualdad’ Es Incorrecto?. [online] Available at: <https://www.antena3.com/noticias/sociedad/8-marzo-dia-mujer/que-decir-soy-feminista-machista-creo-igualdad-incorrecto_201902285c77b9ab0cf2acca9c30612e.html> [Accessed 20 March 2020].

Bravo Regidor, C., 2019. “Feministas Queman Libros”. [online] Expansión Política. Available at: <https://politica.expansion.mx/voces/2019/12/10/feministas-queman-libros> [Accessed 20 March 2020].

De Dios Mendoza, V., 2017. ¿Qué es realmente el feminismo radical?. Análisis y opinión con perspectiva feminista, [online] 40. Available at: <https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/hechos-y-derechos/article/view/11546/13423> [Accessed 20 March 2020].

Díaz, A., 2020. Un Recorrido Por La Historia Del Feminismo En México. [online] El Universal. Available at: <https://www.eluniversal.com.mx/cultura/un-recorrido-por-la-historia-del-feminismo-en-mexico> [Accessed 20 March 2020].

El Informador. 2020. No Soy Feminista, Soy Humanista: López Obrador. [online] Available at: <https://www.informador.mx/mexico/No-soy-feminista-soy-humanista-Lopez-Obrador-20200306-0056.html> [Accessed 20 March 2020].

El Personalista., 2020. El Escultor, Javier Marín, Celebra Que Su Obra Haya Sido Pintada. [online] Available at: <https://elpersonalista.com/javier-marin-pinta-efigie-francisco-i-madero/> [Accessed 20 March 2020].

El Imparcial., 2019. Feministas Queman Libros Que Violentan A La Mujer En Las Instalaciones De La FIL. [online] Available at: <https://www.elimparcial.com/mexico/Feministas-queman-libros-que-violentan-a-la-mujer-en-las-instalaciones-de-la-FIL-20191207-0009.html> [Accessed 20 March 2020].

Galván, M., 2019. 2019, El Año En Que La ‘Ola Feminista’ Sacudió A México. [online] Expansión Política. Available at: <https://politica.expansion.mx/sociedad/2019/12/28/2019-el-ano-en-que-la-ola-feminista-sacudio-a-mexico> [Accessed 20 March 2020].

Hinojosa, M. and Piscopo, J., 2018. Women Won Big In Mexico’S Elections — Taking Nearly Half The Legislature’S Seats. Here’S Why. [online] The Washington Post. Available at: <https://www.washingtonpost.com/news/monkey-cage/wp/2018/07/11/women-won-big-in-mexicos-elections-taking-nearly-half-the-legislatures-seats-heres-why/> [Accessed 20 March 2020].

Luna, G., 2019. Vandalismo Y Frustración Marcan La Marcha De Mujeres Contra La Violencia Feminicida. [online] Infobae. Available at: <https://www.infobae.com/america/mexico/2019/11/26/vandalismo-y-frustracion-marcan-la-marcha-de-mujeres-contra-la-violencia-feminicida/> [Accessed 20 March 2020].

López Cruz, M., n.d. Las Mujeres en los Movimientos Indígenas de México: Nuevas Rutas para Transformar el Poder. [online] Available at: <https://www.awid.org/sites/default/files/atoms/files/cambiando_el_mundo_-_mujeres_en_los_movimientos_indigenas_de_mexico.pdf> [Accessed 20 March 2020].

Morán Breña, C., 2020. Las Feministas Rechazan La Propuesta Del Fiscal De México De Eliminar El Feminicidio Del Código Penal. [online] El País. Available at: <https://elpais.com/sociedad/2020/02/03/actualidad/1580755211_258932.html> [Accessed 20 March 2020].

Real Academia Española, 2020. Feminismo | Diccionario De La Lengua Española. [online] «Diccionario de la lengua española» – Edición del Tricentenario. Available at: <https://dle.rae.es/feminismo> [Accessed 20 March 2020].

Rojas, A., 2020. Feminicidio De Ingrid Escamilla: La Indignación En México Por El Brutal Asesinato De La Joven Y La Difusión De Las Fotos De Su Cadáver. [online] BBC. Available at: <https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-51469528> [Accessed 20 March 2020].

Rudy, K., 2001. Radical Feminism, Lesbian Separatism, and Queer Theory. Feminist Studies, 27(1), p.193.

Salinas Maldonado, C., 2020. López Obrador Evita Dar Un Plan Concreto Para Atajar La Crisis De Los Feminicidios. [online] El País. Available at: <https://elpais.com/sociedad/2020/02/18/actualidad/1582046433_957378.html> [Accessed 20 March 2020].

Saúl Vela, D., 2019. 10 Mujeres Son Asesinadas Cada Día En México; 312 Son Víctimas De Un Delito. [online] El Financiero. Available at: <https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/al-dia-312-mujeres-son-victimas-de-un-delito-en-mexico-10-son-asesinadas> [Accessed 20 March 2020].

Saúl Vela, D., 2019. 10 Mujeres Son Asesinadas Cada Día En México; 312 Son Víctimas De Un Delito. [online] El Financiero. Available at: <https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/al-dia-312-mujeres-son-victimas-de-un-delito-en-mexico-10-son-asesinadas> [Accessed 20 March 2020].

De nuestra autora de hoy

Alice Bushell de Reino Unido, estudiante de ”estudios hispánicos y alemanes” entusiasta de la literatura latinoamericana y amante de las plantas. Realicé un intercambio académico en la UdeG en 2019. Mi estancia en México influyó mucho la creación del siguiente texto.
Redes sociales: https://instagram.com/alicebushell?igshid=1j6v1a38g2zq9 https://www.facebook.com/alicelb1

Tres puntos

por Fernanda Hernández Orozco

Soy un cántaro vacío. 

Soy un vientre agitado

con coágulos estallantes

que se atascan en mis órganos. 

Soy la duda constante. 

Soy los ojos jalados

y la mente atrofiada. 

Soy la noche sin estrellas. 

Soy la tricotilomanía 

y la hipocondría andando. 

Soy el eco de mis mantras. 

Soy la tumba sin flores 

y las espinas sin corona. 

Soy todo lo que me ha construído.

De nuestra autora de hoy

Hola, soy Fernanda, me gusta que me digan Fer. Tengo 26 años, vivo en Zapopan, Jalisco y lo que más me gusta y me reta en esta vida es escribir. Me cuesta considerarme escritora e ilustradora, pero cada día me esfuerzo para hacer las cosas mejor y para tener la seguridad de nombrarme a mí misma de esta forma. Mis cosas favoritas son el mar, leer, andar en bici, hacer collages, el té verde, las micheladas, la luna, los atardeceres y compartir y aprender de los demás. Fui coordinadora de un periódico infantil por dos años y ahí descubrí que me apasiona la literatura infantil y la edición editorial. En 2019 publiqué junto con mi mejor amiga, nuestro primer álbum ilustrado infantil, Me doy cuenta. Espero poder publicar otro libro pronto y/o meterme a la maestría de alguno de estos dos temas que me apasionan. 

Feminismo en dos ruedas

«El uso de la bicicleta ha hecho más por la emancipación de la mujer que cualquier otra cosa en el mundo»
Susan B. Anthony, en una conversación con Nellie Bly.
por Natalia Hache.

“Antes pensaba que lo peor que podía hacer una mujer era fumar, pero he cambiado de idea. Lo peor que he visto en mi vida es una mujer montando en bicicleta”, Una corresponsal del Chicago Tribune el 25 de julio de 1891.

Desde chica mi papá se preocupó por enseñarme todo tipo de deportes; nadar, tirarme clavados y montar la bicicleta; empecé con llantitas y poco a poco se las fuimos quitando; como a toda niña. Sin embargo, entre más crecía, más me enseñaba la vida lo maravilloso que puede ser andar en “rila”.

No fue hasta hace pocos años que descubrí, y digo descubrí porque así fue, que podía montar en la ciudad y en la montaña; que podía moverme por donde quisiera tomando las riendas de mi destino, de mi futuro.

Este transporte que está conformado por dos llantas, un cuadro, un manubrio, un asiento, frenos y más, tienes que aprender a domarlo, a sentirlo, a vivirlo como uno solo, porque si algo me han repetido mi mentor en la bici (mi papá) infinidad de veces es que “tú y la bici deben de ser uno mismo”.

Andar en la montaña es de las formas más bonitas que he conocido para empoderarme; una bici, un casco y guantes; es surcar la colina con mis piernas, llegar hasta la cima pedaleando y ya que llegas arriba, tienes que soltarla (te) para bajar a la velocidad que tu libertad te permite, es sentir el aire en la cara, la velocidad en la piel y tomar decisiones para seguir liderando tu libertad, tu movimiento, tu espacio, tu independencia.

La bicicleta es un emblema para la libertad de las mujeres, desde siempre ha sido una de las herramientas que nos ha dado poder en la calle. Surge a finales del siglo XIX cuando todavía se creía que la mujer pasaba a ser propiedad del marido cuando contraía matrimonio con un hombre.

En el año de 1890 cuando se les otorgó esta arma de poder a las mujeres vino una revolución hasta en la ropa; fueron dejando las faldas largas y pesadas junto con los corsés para usar los pantalones y la ropa ligera, pues la comodidad era lo principal.

Debido a la autonomía que vivían las mujeres en la bicicleta, se buscó de mil y un formas alejarlas de ella; crearon estudios diciendo que las dejaba estériles, que podían quedar infértiles y hasta alguna que otra creencia que decía que las mujeres utilizaban la bicicleta como un “objeto sexual” donde se estimulaban andando en ellas y crearon un asiento duro para que provocar estas fricciones.

Andar en bici en la actualidad sigue siendo parte de nuestra revolución, sobrevivir a las duras calles de concreto, al acoso callejero, a los pocos espacios que nos brinda la ciudad para disfrutar la bicicleta y sobre todo a la poca consciencia que hay sobre que la ciudad es de todos, sólo nos marca una pauta; la revolución se hace en bicicleta.

Hoy la “bicla” sigue siendo un emblema de libertad, movimiento, de la capacidad de conocer un entorno sin depender de nadie; autonomía, de seguridad y sobre todo, un medio de transporte sustentable, que nos permite ser libres desde que pedaleamos.

De nuestra autora de hoy

Natalia Berenice Rodríguez Hernández. Nací en Guadalajara, Jalisco, desde que recuerde me han gustado los libros y las letras así que decidí estudiar comunicación y el destino y una entrevista me llevaron a uno de mis oficios: la docencia. También me dedico a cuidar plantas y me considero fiel creyente de que el pozole no debería ser comida mexicana.
Redes: @Eneberreache

Como ha sido vivirme en cuarentena

-NAIAN ÁLVAREZ-

Desde hace más de tres meses que vivimos en cuarentena, en un inicio la principal preocupación fue protegernos del virus, cuidar a las personas que queremos y con las que tenemos, o teníamos contacto constantemente, además de poder subsistir en confinamiento. Sin embargo, nadie nos advirtió que lidiaríamos con nuestras ansiedades y depresiones derivadas por el encierro, el lidiar constantemente con nuestro amor propio o incluso, batallas dentro de los hogares personales por ser “demasiado feminista”, orgullosa mujer lesbiana y la lista interminable de problemas que muchas viven (vivimos) o han vivido.

Poco después de las primeras semanas en confinamiento con el cambio de carga y demanda de energía al trabajo en la nueva “realidad virtual” (una normalidad a la que muchas de nosotras hemos tenido que adaptarnos), donde a modo personal he tratado de romper la barrera tecnológica para crear espacios más humanos a la medida de lo posible. Me di cuenta que el contacto a través de una computadora, depende de recursos fuera de nosotras como el internet, que cargue la aplicación, entre un montón de factores fuera de nosotras, esta situación llegó a estresarme muchísimo lo cual poco a poco se convirtió en ansiedad y depresión (hacía todas mis actividades con el doble de esfuerzo, las ojeras marcadas y un dolor en el cuerpo horrible).

Me he descuidado de manera física al ya no hacer actividad física como antes y, por las horas de demanda de esta nueva realidad me volví sedentaria; comiendo para no morir de ansiedad, por dedicarle tiempo al trabajo, a la escuela y las labores domésticas, que han ido en aumento, he subido de peso. En esa red de cuidados que tejí con mis familiares, amigxs y seres queridxs se me olvido uno fundamental, auto cuidado. 

Cada vez que me miro al espejo me cuesta reconocerme de nuevo, sé que mi cuerpa es hermosa pues me ha sostenido toda mi vida, que hay que aceptarla y que parte del descontento que vivo es causado por esos estereotipos patriarcales y euro-centristas causados por bombardeos masivos a los que hemos estado expuestas desde niñas para “encajar en la imagen femenina de perfección”. No obstante, por más que una se esfuerce, a ratos, volverse a encontrar en la imagen que vemos de nosotras mismas cuesta muchísimo trabajo. 

Recuerdo que leí hace tiempo un texto que decía “Necesitamos liberar nuestro concepto de nosotras mismas, como un acto de profunda liberación”, es lo que he trabajado estas últimas semanas, estoy tomando conciencia de lo que implica vivir con depresión y darle seguimiento para salir de ello. Tomo conciencia de lo que significa ser lesbiana para que deje de sentir que es una categoría y re-significarla para mí, tomo conciencia de lo que significa declararse feminista y todo lo que el feminismo me ha regalado en este tiempo, desde mejores vínculos afectivos, amigas que me salvan la vida, hasta un planteamiento y de-construcción para volver a construir y apropiarme conceptos que mejoren y hagan feliz a mi persona.

No hay una sola manera de vivir el confinamiento, ojalá pudiéramos googlear cómo sobrevivir en esta pandemia sin tener a nuestras amigas cerca para apapacharnos cuando a nosotras nos cuesta trabajo, tampoco hay una manera de ser mujer, de vivir con algún trastorno alimenticio, una enfermedad mental, de lidiar con todos los estereotipos impuestos, de ser feminista (desde la multiplicidad de feminismos que existen), ser bisexual, ser una mujer trans, lesbiana, pansexual o una mujer en busca de su identidad y felicidad. 

Hay que rescatar y volver a las cosas que nos hagan felices, no creo en “la pequeña felicidad” creo que todas son muy grandes, nos salvan constantemente de tristezas que matan. Dentro de todo hay cosas que nos abrazan y otras que no, poco a poco espero que al mirarme en el espejo pueda volver a reconocerme, abrazarme y que todas las emociones y situaciones que he vivido en cuarentena multiplique el amor propio y aprenda de ello. Espero que ustedes lo hagan igual y sepan que hay alguien que las abraza desde lejos.

De nuestra autora de hoy

Andrea Naian Álvarez Rodea, Ciudad de México 1999, estudiante de la licenciatura Lengua y literaturas Modernas Francesas en la Facultad de filosofía y letras de la UNAM.

Galletas de avena y crema de cacahuate

por Natalia Ventura

Hola! hoy les traigo una receta para elaborar unas deliciosas galletas de avena y crema de cacahuate en minutos desde casa. Nunca he sido muy hábil para la repostería, pero estas delicias son facilísimas de hacer, no necesitas mas que cuatro ingredientes y tu horno. 

Ingredientes: 

  • 1 taza de harina de avena (yo la hago casera)
  • ⅓ taza de crema de cacahuate 
  • ⅓ taza de miel de tu preferencia 
  • Chocolate y arándanos al gusto (opcional) 

El primer paso es hacer “harina” de la avena. Puedes comprarla como tal pero la manera más barata y fácil de tenerla es haciéndola tú mismx. Para esto, vamos a moler una taza de copos de avena en la licuadora o procesador de comida por unos minutos hasta obtener la textura deseada, a mi no me gusta tan fina, me gusta que queden algunos trocitos de avena.  

Si elegiste incorporarle trocitos de chocolate y arándanos (o cualquier otra cosa que se te ocurra ponerle) aquí es donde los cortamos en trocitos para añadirlos a la mezcla. 

Una vez que tenemos la avena, pasamos a incorporar en un bowl todos nuestros ingredientes: la crema de cacahuate, la miel, la harina y mezclamos bien. Nos quedará una masa pastosa que fácilmente podemos moldear con las manos. Finalmente, añadimos lo arándanos y los pedacitos de chocolate, batimos suavemente por última vez y dejamos reposar unos minutitos. 

Mientras tanto, engrasa el molde que utilizarás (yo usé aceite de coco) y prende el horno. Yo utilizo un horno eléctrico a 280 °C y no requiere de estar caliente mucho tiempo antes, pero si tú utilizas un horno convencional, te recomiendo prenderlo desde el inicio a 180°C. 

Ahora hacemos bolitas con la mezcla y aplastamos para darle forma de galletas. Las colocamos en el molde y no importa que estén con poco espacio entre ellas, ya que no aumentarán de tamaño. Dejamos las galletas en el horno por 20 mins o hasta que estén ligeramente doradas. Como yo usé el horno eléctrico, tuve que voltear las galletas a los diez minutos para que ambos lados se cocieran. 

Pasados los 20 minutos retiramos del horno y dejamos enfriar y listo! tenemos unas deliciosas galletas listas para disfrutar con el desayuno o como snack. A mí me gusta acompañarlas con tecito en la mañana ¿Te gustaron? 

¿Soy feminista?

por Marcela Salazar


Constantemente me pregunto ¿tengo claro qué es el feminismo? ¿entiendo todo lo del feminismo? ¿soy feminista? ¿el feminismo es bueno o malo? ¿por ser mujer debo ser feminista? ¿si no soy feminista, eso significa que soy machista? ¿tengo que decir que soy feminista? En fin, muchas preguntas que tengo y necesitan mis respuestas para saber quién soy, por lo que trato de resolver estas dudas en este artículo.

Normalmente, no me gusta posicionarme como una cosa y otra, ni me gusta tomar partido por alguna causa, ya que creo fielmente que cada realidad es individual y es distinta para cada persona. Sin embargo, creo que es hora de pensar ¿cuál es mi realidad? ¿cuál es la realidad de una chica de 24 años que vive en México? ¿ y cuál es la realidad de esta misma chica en otros contextos?

Desde que tengo uso de memoria, debo cuidarme de estar sola, de estar muy tarde en la calle, de pasar por espacios oscuros, de ver que nadie me siga (en especial hombres) y bueno, esto parece “común” entre la población mexicana bajo nuestro contexto de inseguridad, pero creo que en mí hay un miedo mayor que en mis hermanos. Y no lo digo porque sean hombres nada más, sino porque fuimos criados de distinta manera para que yo tener ese miedo y ellos no. Percibo que nuestros miedos son distintos, mi miedo en una noche oscura es de ser violada, golpeada, secuestrada y vendida para explotación de mi cuerpo, y creo que el miedo de alguno de mis hermanos se acerca más a ser golpeado, mutilado y asesinado.

A veces ya no sé qué miedo es peor, o cómo distinguir entre un homicidio y feminicidio, o dudo de si la violencia es sólo para las mujeres y no para todos, así que trato de crear mis propios filtros para estas confusiones. Me pregunto ¿esto hubiera pasado si hubiera sido hombre? ¿esto lo sufren mujeres, hombres, niños y animales? ¿cuál es la razón de que esa injusticia?

Estas preguntas me llevan a la conclusión de entender que sí, sí hay diferencia entre la educación de mi hermano y la mía, entre su protección y la mía, entre sus permisos y los míos, entre lo que me enseñan a pensar a mí y a él, entre la forma que se juzga mi sexualidad, éxito, felicidad y la de él, así como muchas cosas. No culpo a mi hermano, no culpo a mis padres, no culpa a alguien en específico, culpo a ideas retrógradas que nos han hecho pensar que son para la seguridad de esta sociedad; ideas que piensan que por “permitirnos” votar y “salir de la cocina” ya es suficiente, sin aún extendernos el resto de los derechos de todas las personas.

Dicen que está ocurriendo la cuarta ola feminista, es decir,  la activación masiva del movimiento feminista que plantea una lucha por los derechos de las mujeres marcado por grandes manifestaciones de distinto tipo (pacífica, violenta, cultural, musical, con pinturas), denunciando la violencia contra las mujeres, la disparidad en oportunidades políticas, la discriminación por el género y otras violaciones de Derechos Humanos.

Al igual que las otras olas feministas, este movimiento hace un llamado a la sociedad para realizar cambios estructurales sociales que aún no están resueltos. Invita a las mujeres a alzar la voz, identificarse y respaldarse con empatía sobre la situación que viven las mujeres. Por otro lado, se convoca a los hombres a respetar, comprender y cooperar con las mujeres para equilibrar las condiciones sociales.

Hoy me sumo a la cuarta ola feminista, sumo mi voz, mis acciones diarias, mi pensamiento, mi corazón y alma a creer que podemos ser parejos, sin una dualidad de poder, sólo con el permiso de gozar todas y todos los derechos. Por lo tanto, hoy contesto a la pregunta que no me atrevía a contestar por miedo a ser juzgada, tachada de loca, delincuente, “feminazi”, “hembrista”: ¿Eres feminista?

Mi respuesta es sí, soy feminista. Soy una mujer que sueña con sentirse segura y con gozar sus derechos humanos, sociales, económicos y políticos. Una mujer que desea que exista la educación sexual, la extensión de métodos anticonceptivos y la legalización del aborto. Pero sobretodo, un ser humano que cree en la equidad, empatía y solidaridad entre personas.

Esto no es una declaración de guerra a cualquier otro género que no sea femenino, sino más bien, una invitación a reflexionar sobre otras realidades. Hoy sigo aprendiendo del feminismo, de sus corrientes y de sus acciones. Existen cosas que aún no comprendo desde mi realidad, pero puedo apoyar a alguien a la que su realidad es distinta. De esta manera contribuyo a la creación de un mundo más equitativo para everybody.

De nuestra autora de hoy

Marcela Salazar es una internacionalista interesada en la evolución del pensamiento a partir de la reflexión. Le fascina la piña y las jirafas.

Instagram: mars.salazar
Facebook: https://m.facebook.com/salazar.marce

Dulce Suicida

“You are the only exception”
-Paramore

Hace tiempo no venías,
quisiera que hicieras menos ruido al entrar,
como la ausencia –de personas que he amado- 
tu presencia también hace daño.

Ojalá no viva, 
ojalá termine pronto otro día en la cama, 
ojalá mis libros no se empolven,
ojalá cayera como los gatos…de pie, ojalá tu esencia se borre.

Sigo como Víctor sin poder darle nombre a mis males,
dicen que si no lo nombras no existe,
tal vez solo así pueda omitir tu existencia
-obligarme- a creer que fuiste un lindo recuerdo en mí intento por aferrarme a vivir.

Lilith, que no se nombra en la historia oficial,
Medea, que destruye todo a su paso en una venganza que no tiene sentido,
Dafne, por la cual fui castigada –y no el castigo que se planeaba- 
aunque ya no podías correr, 
no te hacía falta para recorrer los lugares de nuestra piel.

¿Por qué te vas?
Todas las palabras de amor fueron pactos sagrados 
para seguirte por todos lados,
mujer, que renace víbora y poeta,
mujer con alas en los pies y una cabeza que sueña despierta,
mujer con una navaja en los labios para desgarrar profundamente.

Verte es querer 
atrasar mi muerte
para estar contigo
mientras agonizo.

-NAIAN ÁLVAREZ-

De nuestra autora de hoy

Andrea Naian Álvarez Rodea, Ciudad de México 1999, estudiante de la licenciatura Lengua y literaturas Modernas Francesas en la Facultad de filosofía y letras de la UNAM.

Instagram: @la_anndru

Musas Creadoras 2020 – Convocatoria

La Ola Púrpura convoca a todas las mujeres interesadas en participar en la muestra “Musas creadoras 2020” este año de manera digital con una pieza artística ya sea fotografía, dibujo,  pintura, arte-objeto, escultura o ilustración. La exposición será llevada a cabo en la plataforma de Laolapurpura.com del 7 al 28 de Agosto de 2020 dentro del margen de un programa de actividades culturales. 

El objetivo de la muestra consiste en mostrar a las mujeres en el arte desde la mirada de las propias mujeres artistas, desafiando los modelos clásicos del arte moderno, en el que el porcentaje de mujeres artistas en museos se encuentra alrededor  del 5%, mientras que más del 85% de los desnudos en museos son femeninos. 

¿Qué sucede cuando los mujeres son quienes representan a las mujeres? Nuestra propuesta pretende desafiar el papel principal de la mujer en el mundo del arte, donde se contempla a las mujeres como objeto de deseo completamente pasivo pero nunca como sujetos creadores, por ello, queremos mostrar la imagen femenina como una reivindicación y no como objetivación.  

Sabemos que enfrentamos tiempos sin precedentes, que han complicado la visibilización y el trabajo de las artistas locales, pero además entendemos que, como mujeres, quizá la visión de nosotras mismas o de aquellas que nos rodean así como la relación con nuestros cuerpos y emociones, se ha modificado con la pandemia.Nos interesa escuchar las reflexiones en torno a las transformaciones del quehacer artístico de las mujeres en medio de una coyuntura histórica, los cambios experimentados de tu cuerpo, espacio y tiempo en los últimos meses, sin embargo, cualquier tema que refleje lo que representa ser mujer es bienvenido. Queremos brindar un espacio de catarsis, en donde todo lo que este pasando a tu alrededor y la manera en la que te relacionas y/o percibes la condición femenina, (personal o colectiva) pueda ser reflejada a través del arte. 

Entendemos que la parte escrita pueda significar un reto, sin embargo, queremos leerte desde tu experiencia, de lo que has vivido, sentido o pensado en los últimos meses. Lee estas preguntas de apoyo y anímate a escribir desde tu experiencia: ¿Cómo se han afectado tus procesos creativos a partir de estar cuarentena? ¿Cómo representas tu realidad en confinamiento? ¿Ha cambiado tu percepción corpórea o mental de ti misma? ¿Y de tu entorno? ¿Cómo ha intervenido el contexto en tu expresión artística? Estas pueden ser algunas de las preguntas detonadoras para tu texto, o desde ellas puedes crear otras que respondan mejor a tus inquietudes.  

Seleccionaremos aquellas piezas que tengan coherencia entre su expresión técnica y discursiva, donde se evaluarán criterios básicos de composición, equilibrio de los elementos y manejo de la técnica en su relación con la justificación escrita. 

“Musas creadoras” es una convocatoria abierta a todas las mujeres artistas, no importa la edad, estudios u ocupación que deseen participar con una fotografía, dibujo, pintura, arte-objeto, escultura o ilustración que, desde una perspectiva femenina, retrate o represente la condición de la(s) mujer(es). Si te interesa compartir alguna pieza elaborada por ti misma que refleje la temática, nos interesa conocer tu trabajo. Se sugiere que, en caso de estar interesada,  proporciones un precio de venta de la obra para darlo a conocer al público, sin embargo, la Ola Púrpura fungirá únicamente como puente para establecer el contacto entre las partes interesadas, pero la labor de venta y las negociaciones correrán por parte de la artista. 

 La obra para su aceptación deberá  contar con los siguientes lineamientos: 

  • Ficha técnica de la obra: Título, Fecha, Técnica, Información básica de la artista: Nombre Completo, Edad, Lugar de Residencia, Redes Sociales (en caso de querer compartirlas), Correo electrónico y semblanza personal del tamaño de un tweet.
  • Las imágenes de la obra en alta resolución.
  • Texto descriptivo de la obra con una extensión de 300 a 400 palabras.

El periodo de recepción de obras será del 29 de junio al 24 de Julio. Una vez concluído el proceso de selección, las artistas que participarán en la muestra serán notificadas por medio de correo electrónico entre los días 27 al 31 de Julio. La exposición de obras se realizará del 7 al 28 de agosto. 
¡Participa! Envíanos una propuesta de tu trabajo al correo: hazquesevea.purpura@gmail.com

Crema de Cacahuate Casera – Receta

por Natalia Ventura

¡Qué gusto leernos nuevamente! 

Hoy les compartiré una receta para hacer una crema de cacahuate casera. Si tú, como yo, tienes una relación de amor con la crema de maní y con tu procesador de comida, seguro la disfrutarás, además la mejor parte de esta receta es que sólo necesitas dos ingredientes ¡así como leen! yo tampoco podía creer lo fácil que es hacerla y lo deliciosa, sana y barata que es, desde que la descubrí hace unos meses, no he vuelto a comprar crema de cacahuate. 

Les comparto una de mis recetas  favoritas esperando que les guste tanto como a mí. 

Ingredientes

  • 1 ½ de cacahuate 
  • 1 pizca de sal 

Para esta receta no es necesario hornear previamente los cacahuates, pero el sabor mejora mucho si se hace, pero si no deseas hacerlo, puedes omitirlo. Si decides hornearlos, primero necesitas precalentar tu horno y poner en una bandeja para hornear los cacahuates y dejarlos por unos 10 minutos o hasta que estén de un color dorado. 

Los sacamos y dejamos enfriar unos minutos para después pasar a ponerlos en el procesador de comida con la pizca de sal. Aquí el truco es ser paciente, parecerá al principio que sólo estás haciendo trocitos de cacahuate, pero después de unos minutos, la física hace su magia y se liberan las grasas del cacahuate, permitiendo que comience a formarse una pasta uniforme. 

Esto toma cerca de 10/15 minutos dependiendo de la potencia del procesador de comida y OJO aquí, si comienzas a sentir que tu procesador de comida se sobrecalienta, apágalo y dale unos minutos para recuperarse y vuelves, en mi caso este proceso siempre tengo que hacerlo con algunas pausas de 1 a 2 minutos para evitar saturar mi procesador de comida, pero la espera vale la pena totalmente!! Sabrás que la mezcla está lista cuando la textura sea similar a una pasta uniforme, semilíquida… ¡y listo! Tienes una crema de cacahuate natural, sin azúcares ni conservadores añadidos!! Si deseas, puedes añadirle en los pasos finales una cucharada de miel de tu preferencia para endulzarla un poco, pero no es necesario.

Disfrútala  en panes, bowls, avenas, licuados, a cucharadas ¡como tú más prefieras! Cuéntanos qué te pareció ¿la disfrutaste?

1 2 3 4 5 10