De violencia y otras perversiones: el machismo en las relaciones de pareja

Luis Ángel Castellanos

La violencia en las relaciones de pareja es un tanto camaleónica y puede tomar muchas formas. Nos siempre es un ojo morado que se disfraza de un portazo; no siempre es un morete en la piel justificado como un descuido o resbalón. Y no siempre termina en su más perverso punto: en un féretro, con cientos de flores como espectadores rodeando a la víctima. Pero siempre cualquier forma de violencia en las relaciones de pareja tiene un mismo origen: el machismo.

La Organización Mundial de la Salud reporta que tres de cada diez jóvenes han sufrido violencia en el noviazgo.


(Gobierno de México, 2018)

En México, al menos 15% de los jóvenes experimentan violencia física por parte de sus parejas, mientras que un 76% sufren de violencia psicológica (Secretaría de Gobernación, 2012).

Tratándose de las mujeres, 62% han sufrido violencia mientras que, en los hombres esta cifra se reduce a 46%.


(Secretaría de Gobernación, 2012).

Si bien lo anterior deja de manifiesto que las principales víctimas de la violencia en la pareja son las mujeres, vale la pena considerar que no es un problema exclusivo de ellas, sino que también afecta al género masculino.

En el imaginario de una sociedad que fundamentalmente privilegia al hombre y a una forma de masculinidad hegemónica (hombres fuertes y agresivos, sin sensibilidad y sin sentimientos, y, sobre todo, heterosexuales) resulta complicado sino es que imposible pensar en el hombre como víctima de violencia en sus relaciones sentimentales. Sin embargo, es una realidad que lo son, aun cuando no se conciban a sí mismos como tal.

Un caso particularmente interesante es el de las relaciones entre personas del mismo género, en especial las relaciones de pareja entre dos hombres. Dos hombres que, por el simple hecho de serlo, en el imaginario social deberían ser inmunes a la violencia en pareja pues un hombre debería ser capaz de resistir el ataque de otro hombre y defenderse. Sin embargo, a esta idea tradicional del hombre fuerte se escapa el hecho de que la violencia no sólo es física y que él también es víctima de actitudes machistas de la sociedad. Esto es particularmente cierto para aquellos hombres que forman parte de la comunidad LGBTTTIQ+.

A simple vista, en estas relaciones la cancha está equilibrada y es un juego justo y en igualdad de condiciones. Ambas partes con el “privilegio masculino” de la fuerza y la gallardía. Ambas partes igual de resistentes y listos para atacar. Sin embargo, las expresiones de violencia más comunes en las parejas de hombres gay no se contrarrestan con músculos ni con puños pues están enraizadas en lo profundo de la mente de los hombres.

En las relaciones gay el machismo son los puños y la homofobia las bofetadas. Y en realidad la violencia empieza incluso antes de iniciar el noviazgo, desde la búsqueda de pareja. En las apps de ligue y encuentros las constantes son: “no obvios”, “no afeminados”, “se buscan hombres discretos”, “sólo masculinos” o “straight acting”. Siempre privilegiando lo masculino y lo viril a costa de repudiar lo femenino. Menospreciando e incluso discriminando a aquellos que no actúan de manera masculina, con agresiones verbales y psicológicas.

Las cosas no mejoran una vez que inicia la relación, sino que, por el contrario, la violencia psicológica a causa de la homofobia internalizada aumenta, de manera que es común que alguna de las partes, unilateralmente decida mantener al otro en el clóset junto con su relación al no presentarlo a sus círculos sociales por ser “muy femenino”, “muy amanerado” o “muy obvio”. Por considerar que no es lo suficientemente bueno, o lo “suficientemente hombre”. Así, dentro de las relaciones gay (y LGBTTTIQ+) se reproducen las conductas machistas abriendo una clasificación entre aquello deseable y aquello que no lo es. Entre aquello que es lo suficientemente masculino, fuerte y gallardo y aquello que es femenino y, por tanto, delicado y frágil.

Y de esta forma la discriminación sistemática a nivel comunidad y pareja se convierte en un viacrucis para aquellas personas que no entran en el canon de la masculinidad hegemónica, volviéndolos víctimas de su machito gay, que no es sino producto del mismo machismo que deja ojos morados y moretones en el cuerpo. Una palabra duele tanto como un golpe. Y también es violencia. Amigo, en serio, date cuenta.

Referencias

Gobierno de México. (23 de Enero de 2018). Ponle un alto al círculo de la violencia en el noviazgo: conoce, identifica y prevén. Obtenido de Gob.mx: https://www.gob.mx/mujeressinviolencia/articulos/ponle-un-alto-al-circulo-de-la-violencia-en-el-noviazgo-conoce-identifica-y-preven

Secretaría de Gobernación. (11 de Mayo de 2012). Violencia en el noviazgo. Obtenido de SEGOB: http://www.reformapolitica.gob.mx/en/Violencia_Familiar/Violencia_durante_el_noviazgo_de_los_jvenes


Carta Editorial Febrero – #AmigaDateCuenta

Por Azalia Valdés

Llegó Febrero, y por tanto llegó el tan temido mes del AMOR…

Mientras me siento aquí a escribir estas líneas que pospuse durante mucho tiempo no puedo evitar pensar como un conjunto en todas las veces que he tenido el corazón roto, las veces que yo lo he roto y en la toxicidad que he permitido en que el amor se transforme. De la misma forma, vienen a mi recuerdos fragmentos de situaciones de las que he sido testigo, diferentes escenas de películas, frases de libros y canciones que a lo largo de una vida me han hecho idealizar el amor y las relaciones personales en general.

El amor es un sentimiento que nos une los unos con los otros y no tiene reglas ni explicaciones, no te pide que no hables con mas personas del mismo sexo, no te exige horarios y tampoco te pide cierta cantidad de atención en las redes sociales, mucho menos te pide un anillo para demostrar que es real. Es importante para mi en esta reflexión, hacer la diferencia entre el sentimiento y las convenciones sociales que hemos venido asociando a él, no se trata de establecer un juicio sobre si algo está bien o está mal, pero sí se trata de entender la diferencia y así, tal vez, ahorrarnos un montón de sufrimiento y energía con convencionalismos que hemos tenido arraigados desde hace mucho tiempo.

Sentir puede llegar a lastimar, pero sentir es lo que nos hace humanos. Este mes puede llegar a ser complicado para muchas personas por diferentes razones en las que no profundizaré, pero espero que durante las próximas semanas todxs apreciemos el amor de nuestros seres queridos y pongamos más atención a las diferentes manifestaciones de cariño que vemos todos los días en las calles. Este mes y todos los que siguen, hay que querernos a nosotros mismos cada día más y no exigirnos demasiado a nosotros ni a los que nos rodean.

Si hay dolor, aliméntalo. Si hay una llama, no la apagues, no seas cruel con lo que sientes (…) Nos despojamos de tanto con tal de curarnos lo más rápido posible, que acabamos rompiéndonos a los 30 años. Cada vez tenemos menos que ofrecer cuando empezamos con alguien nuevo (…) Nuestros corazones y cuerpos se nos regalan una vez en la vida. Antes de que te des cuenta, tu corazón ya está gastado. Y llegará un punto en que nadie querrá mirar tu cuerpo. Menos aún acercarse a él. Ahora sientes tristeza, dolor, pero no lo mates, ni con ello el placer que has sentido”.

Call me by your name, 2017

El tema de febrero (como ya quedó bien establecido) es el amor, el amor en todas sus formas, desde romántico y tóxico hasta el amor a uno mismo y al entorno. Por este medio les hacemos la atenta invitación a colaborar, a escribir y a manifestar sus sentimientos, a compartirnos todas aquellas historias que les hayan hecho vibrar y las reflexiones que obtuvieron de ellas.

¡No podemos esperar para leerles! les queremos mucho.

xoxo Az

Un método peligroso – ¿Quién es Sabina Spielrein?

por David López

Sabina Spielrein fue internada en el hospital mental Burghölzli a la edad de 18 años al presentar episodios psicóticos, ataques de llanto o risa y tendencias suicidas. En su estancia, Carl Jung (quien tenía 29 años) trató a Sabina con un método poco ortodoxo para la época: el psicoanálisis.

Dos años después de haber ingresado al hospital, Sabina estaría estudiando medicina en la universidad de Zurich, gracias a los resultados completamente exitosos que el método tuvo en ella. Sin embargo, uno de los fenómenos más comunes en el método del psicoanálisis se presentó: la transferencia. En este fenómeno, el paciente proyecta en el analista contenidos de su inconsciente donde se reviven vínculos y situaciones del pasado.

Sabina Spielrein (1885-1942)

En el caso de Sabina y Jung, estos sentimientos eran de un amor sadomasoquista de parte de Sabina hacia su analista. A la edad de 4 años, había sido víctima de abuso y violencia a las manos de su padre, lo cual fue el catalizador para su estancia en el hospital.

La situación moral gris en la que esta transferencia pone la relación entre Jung y Sabina, así como las influencias y las reacciones que Jung tiene con su mentor, Sigmund Freud (y menormente, con su colega y paciente, Otto Gross) son el punto central de “A Dangerous Method”, cinta dirigida por David Cronenberg en 2011, basada en el libro “A most Dangerous Method” de John Kerr y la obra del mismo título de Christopher Hampton.

David Cronenberg es conocido por ser el pionero más notorio en el movimiento del body horror dentro del cine, donde películas como “The Fly” o ” Videodrome” lo posicionaron como uno de los padres y maestros del género. En dichas cintas, Cronenberg mezcla cuestiones metafísicas, filosóficas y científicas con convencionalismos de género, violencia y gore, lo que hace que sus obras pasen de un mero entretenimiento a algo más cerebral. Gracias al trabajo de autores como Cronenberg, el género del horror ha ganado seriedad y consideración.

Después de los años noventa, Cronenberg hizo una transición hacia un cine más serio, donde películas como “M Butterfly” o “Cosmopolis” lo veían alejarse de sus raíces en el género del body horror y abrazar dramas sutiles cargados de diálogo. En esta etapa de su filmografía es en donde se encuentra “A Dangerous Method”.


A Dangerous Method. David Cronenberg. Universal Pictures 2011.

Si bien estas dos etapas en la filmografía de Cronenberg tienen diferencias extremadamente marcadas en tono, cinematografía, edición y demás aspectos técnicos, el enfoque de Cronenberg de compartir el guión desde la experiencia de un personaje masculino siempre prevalece. A decir verdad, aunque su representación de las mujeres en la pantalla nunca ha sido problemática, tampoco es algo notable. Siempre en papeles secundarios de madres, esposas, víctimas o femme fatales, ellas han estado ahí para avanzar las narrativas de sus contrapartes masculinas.

Esto es, hasta esta película. Aunque Cronenberg decide hacer a Jung el centro del film y el retrato de Sabina (a cargo de una muy infravalorada Keira Knightley) a veces puede desbordar en lo caótico y rencoroso, la historia es tan suya que su presencia es la más necesaria.

A Dangerous Method. David Cronenberg . Universal Pictures 2011.

La actuación de Keira Knightley fue infravalorada por los constantes comentarios acerca de que ella está sobreactuando o retratando a Sabina como una persona histérica y rencorosa. Sin embargo, en orden de retratar a alguien con una enfermedad mental y traumas, se debe de perder la vanidad por completo y desde su primer escena, Knightley demuestra que eso no es impedimento.

El trato que Sabina Spielrein ha recibido tanto como personaje en esta película, como figura histórica, ha estado marcado por la convención de la “víctima perfecta”.

En este caso, Sabina fue una sobreviviente de abusos infantiles continuos y desórdenes mentales destructivos. En el imaginario colectivo, una víctima de tales sucesos debe ser una persona reservada y sumisa, lo cual iba en contra de Spielrein, para bien y para mal.

En las cartas que se mantuvieron entre Jung, Freud y Spielrein, se describe la situación que más ha marcado el legado de Spielrein: el amorío que mantuvo con Jung y las repercusiones que el final de este tuvo en el comportamiento y la carrera de ambos. Creo que en este escenario no debemos olvidar dos factores sumamente importantes. El primero, que Jung siempre había tenido la información de que la transferencia es un fenómeno normal y concurrente en el psicoanálisis y que Jung era 11 años mayor que Spielrein.


A Dangerous Method. David Cronenberg. Universal Pictures 2011.

Aceptar los sentimientos de transferencia que demuestra una paciente 11 años menor que el analista es un acto de irresponsabilidad mayor del cual Jung ha escapado y por el cual jamás se le ha encontrado lo suficientemente responsable, pero por el que Spielrein ha pagado caro en la historia, debido a que cuando Jung terminó el amorío y Spielrein amenazó con exponerlo, se dieron sucesos que desencadenaron en episodios violentos de ella hacia él.


A Dangerous Method. David Cronenberg. Universal Pictures 2011.

Spielrein lidiaba con deseos sadomasoquistas que el abuso físico y sexual de su padre había desencadenado en ella, por lo que su analista era quien podía traducir y manifestar esos deseos de la manera más fiel posible. Jung funcionaba como una fuente de expulsión para Spielrein que dejó de proveer alivio abruptamente a una persona con severos desórdenes y traumas. De alguna manera, en la historia, la mujer que fue víctima de uno de los actos más irresponsables en el psicoanálisis es a quien se recuerda como una amante loca más.  


A Dangerous Method. David Cronenberg. Universal Pictures 2011.

Este concepto de la “víctima perfecta” (aquella que tiene que ser pura y sumisa para merecer redención) es completamente ignorado en el film de Cronenberg, y esto, junto con la actuación de Knightley, reflejan la fealdad y el deterioro que los traumas y las enfermedades mentales causan en alguien. Por alejarse del concepto de la “víctima perfecta” tan común en films que hablan de pacientes mentales, el retrato de Spielrein ha sido rechazado desde su lanzamiento.


A Dangerous Method. David Cronenberg. Universal Pictures 2011.

Si hablamos de víctimas, Sabina Spielrein tuvo una vida llena de tragedias. Abuso físico, sexual, enfermedades mentales, difamación, humillación, persecución y finalmente, asesinato a manos del régimen nazi. Aún así, Spielrein dejó su marca y vivió. Cuando se graduó de la universidad de Zurich, fue de las pioneras en estudiar la esquizofrenia, sin sus aportaciones, la teoría de la pulsión de la muerte de Freud no hubiera sido posible, brindó tratamiento a Jean Piaget durante ocho meses y fundó White Nursery en Rusia cuando aún era la República Soviética. En el centro Sabina se enfocaba en el tratamiento de niños, hasta que fue clausurada por el gobierno soviético bajo el pretexto de que se “practicaban perversidades sexuales a los niños”, aunque hay una leyenda urbana que dice que Stalin ingresó a su propio hijo ahí bajo un nombre falso.


A Dangerous Method. David Cronenberg. Universal Pictures 2011.

El retrato que Cronenberg y Knightley dan a Spielrein en “A Dangerous Method” es de suma importancia debido a la mancha histórica que constructos patriarcales y machistas habían dado a esta mujer, quien fue una de las investigadoras y practicantes más importantes en su campo.


Sabina Spielrein (1885-1942)

Al final, el film ayuda a desmantelar nociones de victimización perfecta y sumisión anticuadas que previenen a las mujeres de ser tomadas en serio, aunque a veces romantice demasiado a sus sujetos masculinos (Jung y Freud) ejerciendo comportamientos tóxicos y abusivos hacia sus alrededores.

Miedo a nuestra misma especie

Cuando tratamos de cuidar unas de las otras y si por esto nos tachan a todas de feministas lo aceptamos, exigimos igualdad y un cambio. Estamos hartas.

Rosa de Guadalupe Jiménez Alcudia

Tenía aproximadamente 11 años, entre unos árboles camino a la secundaria donde estudiaba que se encontraba a la vuelta de mi casa, un hombre me acorralo y sacó su pene, mirándome y diciendo palabras que no entendí bien, corrí asustada, sentí mucha vergüenza, jamás pude decirle a alguien lo que había pasado.

Me atrevo a decir que todas las mujeres en algún momento hemos sido víctimas de acoso sexual en la calle, sentimos impotencia y odio al preguntarnos ¿Qué pueden tener los hombres en la cabeza y que ganan con decir estupideces o seguirnos?.

En pleno siglo XXI los hombres aún no entienden o no quieren entender -en el supuesto de entendimiento que tienen- lo que es el respeto. Que tanto hombres como mujeres tenemos derecho al tránsito libre y contar con la confianza de no ser violentados.

Es increíble que el estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su división ONU Mujeres muestra que:

9 de cada 10 mujeres sufren algún tipo de violencia en su trayecto diario“.

Mamacita” “que rica estas”, “chiquita preciosa”.

Son frases de hombres que nos encontramos en la calle todos los días, miradas que desnudan en  segundos, roses en transportes públicos -que solo un estúpido diría que no fue intencional-, muchas otras faltas de respeto son con las que tengo que lidiar diariamente en mi vida, solo por ser mujer.

Del 100% de las mujeres, la mitad ha recibido un comentario sexualmente explícito, al 47% las han seguido en la vía pública, al 37% un hombre le mostró sus partes íntimas, y el 29% fue tocada con intención. Desgraciadamente yo pertenezco a todos los porcentajes, estoy segura que no soy la única a la que la han acosado de todas las formas.

Esto pone en evidencia que el acoso y la violencia a la mujer es un problema inherente en la sociedad, que pareciera que acosar es parte de los hombres y si no lo hacen pierden su hombría, demasiado patético cuando lo piensas.

"Un hombre me está mirando y camina hacia mí, el miedo me invade, me sudan las manos y mi opción es cruzar la calle, del otro lado un hombre acaba de tocar a una joven que se queda helada sin saber qué hacer, esa sensación la conozco muy bien, miro a otras mujeres que deben caminar con alguien más para sentirse seguras, voy pensando en que tengo que modificar mi forma de vestir, jamás me volveré a poner esa falda."

Precisamente aquí emerge una condición que no solo atestiguo yo, sino muchas mujeres que con sus experiencias dan muestra de los miedos que se tiene a lo incierto del otro que nos acosa visible o invisiblemente.

Michel Foucault es quien nos deja claro esta situación, diciendo que existe miedos que se convierten en poder.

Ese miedo que tenemos a los hombres les da el poder sobre nosotras, las mujeres.

Hablamos de desigualdad de género, de falta de respeto, de violencia y un sinfín de supuestos derechos que sin duda no tienen transparencia para las mujeres, estamos siendo sometidas a cambios radicales en nuestra vida, están dejando de un lado nuestro derecho a la libertad, no podemos hacer lo que queremos, vestir como se nos plazca, salir sin ningún tipo de “precaución”.

La ley N° 26.485 que establece la protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales está en vigencia y existe.

Pero no me sirve de mucho cuando estoy en la calle y me empiezan a acosar, hasta se olvida que hay leyes que nos “protegen”. ¿Debo decirle al estólido que parece que no piensa ni un poco la existencia de esta ley? ¿En verdad consideran que con esto los majaderos que están en la vía pública van a parar?

Somos las mujeres las únicas interesadas en que esto termine, las organizaciones que trabajan en este problema buscan estrategias necesarias para disminuir el acoso callejero, pero las más visibles son cuando las mujeres se unen y manifiestan la inconformidad,

Cuando tratamos de cuidar una de las otras y si por esto nos tachan a todas de feministas lo aceptamos, exigimos igualdad y un cambio. Estamos hartas.

Catarsis de género, consciencia de clase y mecanismos de defensa saludables contra el trauma: Las Mejores Películas del 2018

David López
instagram: serialexperimentslame

Es algo irónico para mí que en este año donde, por razones personales, el cine ha pasado a ser algo de lo más importante en mi vida, también sea uno de los años donde siento que he estado menos comprometido con su visualización. Aún así, siento que el 2018 ha sido un año donde hemos visto reflejados en la pantalla varios temas y varias de las ansiedades más importantes de nuestro tiempo de maneras muy distintas y necesarias. Siempre es difícil hacer un top de lo que más te gusta, pero de igual manera voy a tratar.

30: Black Panther de Ryan Coogler

29: Red Sparrow de Francis Lawrence

28: Isle Of Dogs de Wes Anderson

27: Tully de Jason Reitman

26: Disobedience de Sebastián Lelio

25: Assassination Nation de Sam Levinson

24: Roma de Alfonso Cuarón

23: The Strangers: Prey at Night de Johannes Roberts

22: Under The Silver Lake de David Robert Mitchell

21:  Todos Lo Saben de Asghar Farhadi

20: Golden Exits de Alex Ross-Perry

A pesar de todo lo que puedo decir del cine de estudio, creo que el 2018 fue un muy buen año. Black Panther” dejó en vergüenza a todo el MCU (incluida “Infinity War”) y dejó aún más en claro que lo que realmente queremos son héroes alejados de la norma y algo que rompa la fórmula de superhéroes que tienen ya casi 20 años vendiéndose. Sonará descabellado, pero “Red Sparrow” es una hija ilegítima del pulp de Verhoeven y en el año donde ‘The Americans’ terminó, hacía falta una buena dosis de thrills soviéticos.

En “Isle of Dogs” Wes Anderson hace prácticamente una lotería de todos los aspectos visuales y narrativos que hacen a su cine único. Sí, es el autor en piloto automático, pero mientras los resultados sean así de entretenidos, la fórmula puede seguir. De igual manera, la figura del autor en piloto automático tomó forma en las nuevas películas de Farhadi, Lelio, Reitman y Cuarón. Pero mientras el complacerse en sus instintos más reconocibles siga dando como resultado cine tan trascendental, que no se detengan.

Isle of Dogs. Wes Anderson, 2018

Rompiendo con lo anterior, Alex Ross-Perry y David Robert Mitchell hacen dos películas que rompen con sus filmografías previas de diferentes maneras; y aunque son películas que no recomendaría generalmente, el impacto que hicieron en mi (independientemente de lo que las disfruté) las hace de lo más destacable del año.

Hablando de tomar riesgos, es entendible que una secuela de un slasher de hace más de 10 años como lo es “The Strangers: Prey at Night” haya sido tan ignorada aunque realmente nos de algunas de las set pieces de horror más entretenidas y visualmente llamativas de los últimos años (la escena de la piscina con Bonnie Tyler de fondo está literalmente en el Top 5 de lo que vi en todo el año). Igualmente ignorada pero incluso hasta más arriesgada, entretenida y visualmente impactante está Assassination Nation que fue una de las experiencias más catárticas que he tenido en el cine, encapsula perfectamente la rabia que se siente en los tiempos de Trump y #MeToo.

The Strangers, 2018

19: Custody de Xavier Legrand

18: Annihilation de Alex Garland

17: La LLamada de Los Javis (Javier Calvo y Javier Ambrossi)

16: The House That Jack Built de Lars Von Trier

15: Museo de Alonso Ruizpalacios

14: Revenge de Coralie Fargeat

13: Who We Are Now de Matthew Newton

12: Jane de Brett Morgen

11: Unsane de Steven Soderbergh

Y hablando de catarsis de género, nada engloba más este concepto que Revenge” y Unsane”, dos películas que lidian con la figura del entitlement masculino a balazos y tortura psicológica respectivamente. No con tanta catarsis, pero con un enfoque en lo femenino raramente visto en el cine comercial está Annihilation”, algo que no llegó a cines en México y lo tuvimos que ver en Netflix, aunque merecía verse en la pantalla más grande.

En el otro extremo, el nuevo experimento de Von Trier entrega sus conclusiones de género y violencia mediante una metáfora gigante acerca de lo doloroso que es crear una pieza de arte. No hay nada fácilmente satisfactorio en ella y quienes no disfruten ya de las manías del director, no van a encontrar deleite aquí ya que es su obra más explícita y meditativa a la fecha. Aún así, ver como Von Trier, de todos los directores existentes, hace un takedown tan firme de la masculinidad frágil es algo sorprendente.

Los horrores de las películas anteriores palidecen ante la ópera prima de Xavier Legrand. Un drama intimista acerca de la violencia intrafamiliar que revela sus verdaderas intenciones como terror puro en su última media hora. Algo que cualquiera que la vea no podrá olvidar y que resonara muchísimo con cualquiera que haya vivido algo similar.

Aunque el film anterior a veces sucumbe a las conveniencias de género, un retrato más realista acerca del abuso (está vez sistémico) puede ser encontrado en Who We Are Now”, que se aleja de cualquier convención o thrill de género y aún así logra ser una de las películas más sorprendentes y atrapantes del año.

Lidiando con los abusos sistémicos (ahora mexicanos) y dando una visión de la lucha de clases mucho menos conformista que la de Cuarón se encuentra “Museo” de Ruizpalacios, donde se cuestiona la identidad del mexicano de una manera que pocas veces he visto en cine y que evoca a las reflexiones de Octavio Paz sin caer en sus peores indulgencias.

Aunque realmente las indulgencias no siempre son algo negativo, como lo demuestra La Llamada” un musical español acerca de la amistad, la fé y la liberación sexual en cuyos primero diez minutos dios baja del cielo a entregar un performance de “I Will Always Love You” digno de Rupaul’s Drag Race.

Pero quizá quien nos da el mejor tipo de indulgencia es Brett Morgen, al darnos 90 minutos puros del trabajo de Jane Goodall con una score precios de Philip Glass y realmente eso es todo. Se dice muy fácil, pero ¿qué puede ser mejor que ver 90 minuto de una mujer inteligente haciendo las cosas a su manera y cambiando al mundo en el proceso?, pues ver eso con una cinematografía preciosa y una score magnifica.

10: The Miseducation of Cameron Post de Desiree Akhavan

9: Hereditary de Ari Aster

8: Widows de Steve McQueen

7: Support the Girls de Andrew Bujalski

6: The Tale de Jennifer Fox

5: First Reformed de Paul Schrader

4: Eighth Grade de Bo Burnham

3: You Were Never Really Here de Lynne Ramsay

2: Throughbreds de Cory Finley

El abuso sistémico y las acciones extraordinarias que se deben tomar para salir de él es un tema que se repite en mi top 10. En “Cameron Post” es la queerfobia y aunque esta película nos cuenta algo ya visto mil veces en mil maneras (la terapia de conversión) lo hace de una manera tan simplista, realista y empática que se crea algo completamente nuevo.

En este film y en “Support The Girls” se explora cómo la relación que tenemos con las familias improbables que tenemos en lugares inesperados (el trabajo, en este caso) nos pueden salvar y ayudar a lidiar con la vida de una manera más pura. Ni Yalitiza Aparicio ni Toni Collette se merecen más reconocimiento por una actuación femenina que lo que Regina Hall (conocida por ser Brenda en las películas de “Scary Movie”) hace en este film, es el equivalente estadounidense de lo que Marion Cotillard (quien injustamente no ganó el oscar) hizo hace algunos años en “Dos Días, Una Noche” de los Dardenne.

En Widows, Steve McQueen trata alrededor de una docena de temas que van desde la gentrificación hasta la misoginia y el racismo sistémico, pero al igual que los films anteriores nos demuestra que las relaciones que hacemos en las circunstancias más extenuantes son las más duraderas. Y si Elizabeth Debicki no gana el oscar a mejor actriz de reparto voy a quemar el Teatro Kodak.

Reforzando el mensaje de que las conexiones que valen son las que toma tiempo y esfuerzo construir y no las que se tiene por default se encuentra Hereditary, la ópera prima de Ari Aster que ya se convirtió en un film de horror icónico debido a que sabe perturbar en ambos frentes, lo visual y sobrenatural, y el trauma cotidiano escondido. Igualmente “The Tale” lidia con la relación introspectiva que una mujer sobreviviente de abuso sexual en la infancia tiene consigo misma. Haciendo uno de los puntos más importantes del año, el que un trauma de ese tipo no se debe de ignorar y debe ser enfrentado cara a cara y como las normas sociales hacen eso prácticamente imposible para quienes lo sobreviven

Lidiando con los traumas de la pubertad, “Eighth Grade” de Bo Burnham, quien empezó su carrera como youtuber y haciendo stand up, da uno de los retratos más empáticos y reales de la etapa más difícil de la vida humana. Es la rara película coming of age que no sataniza ni romantiza a los adolescentes, simplemente los retrata como son . Throughbreds” también lidia con las actitudes de la adolescencia, pero con un filtro de thriller y sátira que recuerda a clásicos como ‘”American Psycho” o “Heathers”, pero aunque es entretenida y divertida, tiene uno de los mensajes de clase y crítica al privilegio más potentes que se han dado en mucho tiempo, a la vez que ofrece una experiencia visual poderosa y segura, y todo esto es la ópera prima del director.

Es algo raro tener tan arriba en esta lista dos películas que se centran en una figura tan aburrida para mí como es el antihéroe masculino, pero “You Were Never Really Here” de Lynne Ramsay es una clara deconstrucción de esa figura y de la del héroe de acción. Por su violencia explícita y realista y su cinematografía gritty y saturada de la ciudad le han llovido comparaciones con “Taxi Driver”, pero creo que Ramsay ha creado algo más relevante e introspectivo. Y del escritor de “Taxi Driver”, “First Reformed” llega a hacer que nos cuestionemos cosas que muy pocas veces se ven planteadas en el cine, como la crisis ecológica y cómo esto puede crear crisis existenciales y nihilistas. Aún más inesperado es como este film, que durante la mayoría de su metraje es deprimente y pesimista, termina con una de las escenas más esperanzadoras del año y no se siente fuera de lugar o mal integrada.

1: Shoplifters de Hirokazu Kore-eda

En Shoplifters” podemos ver la culminación de los distintos caminos que la carrera de Hirokazu Kore-eda ha tomado en la última década. El drama intimista, la crítica social y el slice of life se combinan para crear una obra relevante y potente donde varios de los temas principales en este Top 30 se repiten constantemente, siendo el principal el valor de las relaciones formadas con esfuerzo y empatía, al mismo tiempo que reconoce lo difíciles que estos lazos son en una sociedad llena de abuso sistémico y clasismo. Es sorprendente ver un film que ganó la Palma de Oro en Cannes realmente alcanza y supera el hype que generó en su premiación. Aunque el elogio más grande que le puedo dar a una película es que, como en esta, hubo aproximadamente 5 veces en donde pensé que ya iba a terminar y cada vez que la trama seguía, yo me ponía feliz. Realmente podría ver cinco horas de esto. Habrá quienes podrán catalogar a Shoplifters” de oportunista, manipuladora o porno-miseria y no seré yo quien los contradiga debido a que creo que esas catalogaciones son algo profundamente personal, pero creo que cuando el cine trata los temas antes discutidos de una manera exitosa y te compromete con lo que pasa en pantalla sin dejar que sus personajes sean arquetipos o clichés y haciendo la empatía pura el hilo conductor de todo lo que pasa, merece ser visto y celebrado. Por eso creo que es la mejor película del año. Por eso y porque desde los 20 primeros minutos empecé a llorar y no paré hasta que terminó.

Carta editorial – Enero – Mujeres en la Ciencia

Nuevo año, nueva ola. Si algo nos dejó 2018 es la certeza de que somos cada vez más las feministas allá afuera que buscan construir igualdad más allá de los constructos sociales del género, y por ello y muchos más aprendizajes les deseamos un increíble año lleno de crecimiento, aprendizaje y de trabajar en la sororidad y la igualdad.

Las mujeres hemos participado en la ciencia por siglos. En este mes celebramos a las mujeres, las visionarias, las atrevidas, las audaces científicas que desafiaron un terreno de hombres y que han hecho historia y abierto camino para las que venimos detrás.

Desde nuestro humilde lugar, no podemos predecir lo que viene en este cambiante mundo de avances científicos -para ello les recomendamos alguna de las revistas científicas que apuestan por esa labor-, lo que sí podemos, en este mes de celebración de grandes descubrimientos y lanzamientos científicos, es celebrar a las mujeres que han hecho mella de una audacia y una fortaleza implacables, dando voz y visibilidad a su trabajo y su contribución a las ciencias. Mujeres de nuestro pasado, nuestro presente y a todas las futuras mujeres que desean participar en esta noble área del conocimiento. Por lo que este mes, en La Ola Púrpura, será el mes de las mujeres en la ciencia y estaremos recibiendo propuestas de contenido, escritos, propuestas de artículos, ilustraciones, poemas, en relación con el tema.

Estamos entusiasmadas de poder celebrar con ustedes un mes lleno de grandes descubrimientos y de un lugar cada vez más grande para las brillantes mujeres que hacen de las ciencias un espacio más igualitario. Por ello abriremos nuestras redes para la primera postulación de la mujer del mes, con la cual tendremos grandes sorpresas y contenido al final del mes. Estaremos compartiendo nuestra dinámica en redes sociales. Estamos ansiosas de comenzar un año más juntxs.

Traemos los genes del 68, del 71, del 99 y de los 43

Mariana Jasso

“Su ingreso coincide con los 50 años del movimiento estudiantil de 1968. Este año estaremos conmemorando ese movimiento y con ello celebrando los nuevos derechos y valores que la nación ha alcanzado.” Fueron palabras que iniciaron el mensaje de bienvenida del rector Enrique Graue a la generación 2019 que ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México. Aparentemente la Universidad le ha dado mucha importancia y conmemoración a este movimiento, invitando a pláticas, conferencias, cursos y otorgando agendas a la comunidad estudiantil teniendo como tema principal el movimiento estudiantil, pero ¿qué está pasando en la UNAM 50 años después?

El 29 de agosto un grupo de estudiantes de Medicina Veterinaria y Zootecnia en Ciudad Universitaria (CU) sufrieron un intento de secuestro durante una de sus prácticas de la asignatura de Desarrollo Rural al municipio de Jacala de Ledezma en el estado de Hidalgo, donde se les exigían $300,000 para dejarles ir. Ese mismo día se localizó al autobús y la policía federal, estatal y municipal localizó a las estudiantes que se encontraban allí, regresándoles con salud y a salvo. Esto deja evidencia que la “máxima casa de estudios” no tiene ningún protocolo de seguridad contra estos contingentes. Académicos de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) manifestaron su repudio por el secuestro virtual del que fueron víctimas estudiantes y profesores de dicha institución, siendo esta la única información que dio a conocer la UNAM.

Amelia es estudiante de la FES Acatlán y tiene 22 años, el 16 de agosto bajaba de su transporte para ir a trabajar y poder costear sus estudios cuando un hombre la amenazó con una pistola obligándola a entregarle sus pertenencias y la llevó a la entrada de una fábrica y en sus palabras “entre locales y un auto, me violó”, mientras las personas caminaban a prisa para llegar a sus trabajos y sólo algunos volteaban a ver con mirada de asco actuando con la mayor expresión de complicidad: la indiferencia. Estudiantes de la institución apoyaron a Amelia haciendo viral el caso y exigiendo a las autoridades justicia.

En diciembre el Colegio de Ciencias y Humanidades Azcapotzalco tuvo un cambio de autoridades directivas y administrativas en el que Guadalupe Márquez Cárdenas tomó la dirección del plantel. En el mes de julio mandó retirar diversos murales que tenía el plantel, los cuales eran proyectos de arte por parte de estudiantes y profesores. El día de la inscripción, en agosto, las cajas de pago del plantel se encontraban cerradas, por lo cual la comunidad estudiantil tuvo que pagar un mínimo de $100 en diversos bancos para poder concluir su trámite. Iniciado el semestre, las y los estudiantes no contaban con horarios establecidos, y una vez que los tenían sufrían cambios de profesores e incluso de grupo, lo cual llevó a que existieran grupos de 60 estudiantes o más y que no hubiera una continuidad en las clases. El día 27 de agosto el grupo estudiantil representante convocó a un diálogo pacífico con la directora, en el cual ninguna autoridad acudió, pero sí se presentó el grupo porril de la institución que obligaron al grupo estudiantil a desalojar el plantel, dejando algunas personas heridas a causa de los petardos que lanzaban.

Miranda Mendoza tenía 18 años, estudiaba en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente y fue secuestrada al salir del plantel, las autoridades no hicieron nada a pesar de los gritos de Miranda. Se pidió un rescate de cinco millones de pesos a la familia, los cuales no pudieron juntar. Al día siguiente se encontró el cuerpo de Miranda calcinado.

En respuesta a las diversas olas de violencia acontecidas en la Universidad, se convocó a una marcha pacífica el pasado 3 de septiembre en la cual estudiantes de CCH Oriente y CCH Azcapotzalco pedían mayor seguridad en sus planteles, horarios fijos y clases reguladas. Al llegar al edificio de rectoría, un grupo porril comenzó a golpear a las y los estudiantes con palos y piedras, lanzaron petardos, bombas molotov e incluso hirieron a un chico con una navaja. Se presentaron 14 personas heridas, 7 de ellas fueron trasladadas a urgencias, a un chico le intentaron cortar la oreja. El estado es crítico y desafortunadamente no se cuenta con información al respecto, ya que los medios de comunicación hablan de sólo dos personas heridas. Es verdaderamente indignante que la UNAM haya lanzado un comunicado donde “reprueba enérgicamente” la violencia manifestada, pero no se hayan tomados acciones contundentes más que la expulsión de 18 estudiantes identificados como porros.

Las demás instituciones de la UNAM convocaron a asambleas dentro de cada plantel y se acordó un paro estudiantil por al menos 48hrs. En total son 41 escuelas unidas en este movimiento, entre las cuales se encuentran la ENAH, la UPN y la Escuela de Periodismo Carlos Septién.

El día 5 de septiembre se convocó a una marcha titulada “¡Este diálogo no lo entendemos!” que salía de la FCPyS rumbo a Rectoría. Es muy interesante seguir de cerca esta marcha estudiantil porque en realidad no comenzó en Ciudad Universitaria, comenzó en las instalaciones del tren suburbano (FES Cuautitlán), del metro toreo (FES Acatlán) y de distintos puntos de la ciudad, gritando “No somos porros, somos estudiantes” y reuniéndose en el metro de Universidad, partiendo a luchar por la justicia. También hubo padres y madres de familia que se reunieron afuera de TV UNAM para exigir seguridad, pidiendo que no tuvieran miedo de dejar ir a sus hijos e hijas a la escuela sabiendo que podían no regresar. De igual forma se realizaron movilizaciones en diversos estados del país mostrando su apoyo con la comunidad estudiantil de la UNAM, o mejor dicho, mostrando su apoyo con la nación El grupo estudiantil de CCH Azcapotzalco dirigió la marcha, detrás iban los contingentes de las otras facultades, CCHs y Preparatorias, así como el contingente del Colegio de México, del Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma Metropolitana. La marcha comenzó a las 13:00 hrs. Y terminó alrededor de las 18:00 hrs, diversos sistemas de transporte ofrecieron servicio gratuito.

Pese al miedo que se originó por estar expuestos y expuestas a una agresión por parte de grupos porriles, se rodeó el edificio de rectoría dejando claro que unidos y unidas somos más.

Es importante decir que esta lucha no es sólo por sacar a los porros de la UNAM, es para quitar toda la violencia que existe, es para que tengamos una #UNAMenPaz

Quiero concluir diciendo que no necesitamos que institucionalicen movimientos sociales como el del 1968 para tener presente la historia que tenemos marcada en la piel, para seguir luchando por nuestros derechos y, sobre todo, no necesitamos esa politización para unirnos y vencer a favor del bien común. Somos nietos y nietas del 68, hijos e hijas del 99 y hermanos y hermanas de los 43 desaparecidos.

 

Mariana Jasso es feminista, activista de Amnistía Internacional y estudiante de la Licenciatura de Administración en la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán.

Estudios de género y cine. MICGénero en Guadalajara

Lu Carrillo

La Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género, MICGénero, parte desde la necesidad de difundir los paradigmas propuestos por los estudios de género y aterrizarlos de forma que puedan contribuir a la transformación social.

Este año MICGénero cuenta con un catálogo de 110 producciones audiovisuales, entre cortos, ficciones y documentales; todas estas agrupadas en diferentes secciones: Movilidad humana y migración; Ecofeminismos; Etarismos; Queer y Postporno; Disonancias; Minoridades en foco; Resiliencia; Cuerpo Atlético; VS. Media; y Encierros y reclusión. De las 110 producciones, llegaran 62 a Guadalajara.

Con la muestra también llegan talleres como el que se realizará el viernes 17 en Casa Pajarito: Cine y Violencia contra las Mujeres, que es gratis, pero es con cupo limitado. Habrá también presentaciones de libros, charlas con activistas, directorxs y documentalistas.

Además, dentro de la sección Queer y Pos Porno se proyectará Fuck Them All de María Beatty, un filme que explora la deconstrucción íntima de la(s) sexualidad(es), esta función contara con la asistencia de Pavel Cortés Almánzar, activista, documentalista y director de contenidos del Premio Maguey del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.  Al finalizar la proyección, se propone una reflexión conjunta… bueno un brindis… en realidad es una fiesta. Una fiesta, apuntale bien, patrocinada por una marca de mezcal (que no mencionare porque a nosotras no nos patrocina…aún) y animada por Yogurt Babes, nuestro colectivo Queer de cabecera. La cita, si solo asistes a la fiesta es las 20:00 hrs en Casa Pajarito, sin embargo recomendamos ampliamente asistir al taller, presentaciones de libros y proyección que se realizaran antes en la misma locación.

Finalmente, ha sido posible que MICGénero visite la ciudad gracias a las gestiones Espacio Nimio, un espacio de fomento y creación cultural. El colectivo tiene una propuesta interesante y una apertura a los nuevos proyectos, no duden en contactarles, pero esta semana no, por razones obvias ya tienen la agenda llena.

 

MICGénero visitara también Puebla, Veracruz y Guerrero.

En Guadalajara comienzan las proyecciones el jueves 16 de agosto y concluyen el jueves 23 de agosto. Una semana y mucho cine de género por ver.

Sus compañeras de la Ola Púrpura ya empezamos. Revisen la programación y nos vemos en las proyecciones.

 

Programación: http://micgenero.com/programacion-2018/por-estado/jalisco/

Resistir

Raquel Castillo

Con ganas de romperte las piernas

para que entiendas que no es no,

que dejes de asesinar mujeres y que

no hables por nosotras.

 

Me quedo con la penitencia de violenta,

de contestataria, me declaro solo mía

y no voy a complacer sus deseos de apacibilidad.

 

Soy color tierra y mujer bizarra,

soy la descendencia de Indias, brujas y mestizas,

guerreras invisibilizadas que sacrificaron su vida para dejar un legado de resistencia.

 

Subordinarme no es una opción,

estoy con las ocultas, las que se nombran solas,

las que se sublevan y las que no.

 

Me declaro en estado de guerra,

no habrá paz social ni mental

mientras existan las esclavas, las desaparecidas y las asesinadas.

 

De la rabia nací y no caeré en sus eufemismos,

soy el volcán en erupción con voces de mis ancestras,

soy las acciones irreparables que me han llevado a no callarme.

 

Ocasioné el mal en el mundo, fui la culpable de todo,

me comí la manzana social,

y, aun así, he decidido no perdonar.

Día a día

Karen Rodríguez


Vivimos con el pesar bordado detrás de los ojos.
Siempre procurando evitar
la ropa que te mantiene fresca en el verano
por temor a provocar, a escuchar ese
¡ella se lo estaba buscando!
que se fermenta en las gargantas de los solapadores.

Procurando evitar también
los callejones obscuros
por temor a estar en el lugar equivocado
en el momento equivocado.
Pero, ¿qué se hace cuando la ciudad se siente
como un laberinto de callejones obscuros?
No, no intentes cambiarte de ciudad. No hay caso.
Es una sensación inherente.

Luchando por esos “no”
que no fueron escuchados,
por esos cuerpos allanados,
por desalojar desde la raíz
la vergüenza que se nos enseñó a sentir.
La maldita culpa.
El repugnante vacío.

Un, dos, tres por mí
y por todas las historias de violencia que se esconden
(o al menos eso se pretende)
en lo más profundo de nuestra memoria.
Por todas las mujeres con la voz valiente
y las que siguen juntando el valor
para no quedarse calladas.

Hermana, yo te creo.