Crema de Cacahuate Casera – Receta

por Natalia Ventura

¡Qué gusto leernos nuevamente! 

Hoy les compartiré una receta para hacer una crema de cacahuate casera. Si tú, como yo, tienes una relación de amor con la crema de maní y con tu procesador de comida, seguro la disfrutarás, además la mejor parte de esta receta es que sólo necesitas dos ingredientes ¡así como leen! yo tampoco podía creer lo fácil que es hacerla y lo deliciosa, sana y barata que es, desde que la descubrí hace unos meses, no he vuelto a comprar crema de cacahuate. 

Les comparto una de mis recetas  favoritas esperando que les guste tanto como a mí. 

Ingredientes

  • 1 ½ de cacahuate 
  • 1 pizca de sal 

Para esta receta no es necesario hornear previamente los cacahuates, pero el sabor mejora mucho si se hace, pero si no deseas hacerlo, puedes omitirlo. Si decides hornearlos, primero necesitas precalentar tu horno y poner en una bandeja para hornear los cacahuates y dejarlos por unos 10 minutos o hasta que estén de un color dorado. 

Los sacamos y dejamos enfriar unos minutos para después pasar a ponerlos en el procesador de comida con la pizca de sal. Aquí el truco es ser paciente, parecerá al principio que sólo estás haciendo trocitos de cacahuate, pero después de unos minutos, la física hace su magia y se liberan las grasas del cacahuate, permitiendo que comience a formarse una pasta uniforme. 

Esto toma cerca de 10/15 minutos dependiendo de la potencia del procesador de comida y OJO aquí, si comienzas a sentir que tu procesador de comida se sobrecalienta, apágalo y dale unos minutos para recuperarse y vuelves, en mi caso este proceso siempre tengo que hacerlo con algunas pausas de 1 a 2 minutos para evitar saturar mi procesador de comida, pero la espera vale la pena totalmente!! Sabrás que la mezcla está lista cuando la textura sea similar a una pasta uniforme, semilíquida… ¡y listo! Tienes una crema de cacahuate natural, sin azúcares ni conservadores añadidos!! Si deseas, puedes añadirle en los pasos finales una cucharada de miel de tu preferencia para endulzarla un poco, pero no es necesario.

Disfrútala  en panes, bowls, avenas, licuados, a cucharadas ¡como tú más prefieras! Cuéntanos qué te pareció ¿la disfrutaste?

Deja una respuesta

*