Entrevista a Isabella De la Mora

Por: Azalia Valdés y Andrea Rafols

Edición y revisión: Andrea Ruvalcaba

Isabella de La Mora es una Artista plástica de 28 años originaria de la Ciudad de México, desde hace 3 meses radica en Michigan E.U.A. Estudió en la universidad de las Américas de Puebla. 

A finales del 2016 y principios del 2017 empezó a dedicarse a tiempo completo a su carrera artística con temas como la exploración del humano como ser, como objeto y puente de conexiones junto con el estudio del contacto y temporalidad, tomando como herramienta su condición en la piel, el dermografismo, el cual hace que cualquier contacto, rayón, o roce provoque una marca en la piel. Esto la llevó a descubrirse dentro de su propia piel, tomar consciencia de los límites de su propio cuerpo y darle un nuevo propósito como objeto de arte, con un sinfín de posibilidades.

Además de trabajar con su piel, le gusta trabajar con medios como pintura, dibujo, fotografía y bordado: experimentar con ellos para tratar de encontrar diferentes formas de trazar y comprender la figura humana; sus límites y posibilidades. A respuesta de esto, aparece “Body Lines”, proyecto que surge a partir de quererle dar plataforma y camino a este lado más plástico de su producción. La intervención de papel, tela, y medios menos convencionales como artículos de ropa, cerámica y hasta bocinas.

La piel es nuestra casa, un universo propio.

¿Por qué usar tu condición en la piel como una representación artística?

Siempre me preguntan si me volví artista por mi piel, y la neta es que no. Siempre fui muy artística, muy creativa, siempre estuve dibujando, pintando, escribiendo, etc. Luego descubrí que podía dibujar en la piel, y de ahí todo surgió de forma muy muy orgánica porqué a la vez esto se juntó con que eran exactamente los temas y los conceptos que yo quería abordar. Lo que me interesaba era el estudio sobre el funcionamiento del ser humano. Entonces todo partió de ahí.

Uso mi condición en la piel como representación artística porque puedo así fácil. Porque no hay lienzo más real que yo, más crudo que yo. Entonces si puedo pues, ¿por qué no jugar?. En cuarentena estuve analizando mucho mi relación con mi piel y con mi condición y tengo un texto que dice:  “El dermografismo llegó sin avisar y yo le di una razón para quedarse, para existir” 

Entonces yo creo que surge a partir de porque puedo y porque lo tengo .

¿Qué te llevó a identificar tu cuerpo como medio, lienzo e inspiración?

Tuve mi exploración de cómo utilizar mi cuerpo como lienzo, tuve un proyecto que siento que sigue siendo la fundación de mi producción formal de arte en el cuerpo, ese proyecto se llama yo dibujo en mi piel y hasta la fecha mi página de internet sigue teniendo ese mismo nombre. Fue esta idea de querer empezar a abordar el cuerpo como lienzo y aún, hoy en día me considero un lienzo porque partió de ahí, fue el punto de salida, pensar en dibujar en la piel.

De ahí en fuera, fue el intentar comprender cómo funcionaba mi piel, como yo me entendía con ella y a la vez entender cómo me posicionaba yo en el mundo. Así que surge a partir de estas preguntas, ¿Por qué mi piel es así? ¿Por qué se siente así? ¿Por qué se ve así?.

¿Cómo ha sido la evolución de tu proyecto a través de los años?

Creo que mis conceptos han evolucionado mucho, y creo que con ellos evolucionó yo como persona. Mis conceptos, hoy en día, van mucho más allá de simplemente decir me voy a dibujar en la piel y a ver que pasa, ya se trata mucho más de tratar de abordar diferentes temáticas. Ahora, también, me he estado metiendo un poco más en temas sociales. 

¿Cómo es actualmente la relación que llevas con tu cuerpo y con tu piel?

Cada vez me voy entendiendo mas sobre mi propia piel, siempre digo que tengo como dos pieles, porque es muy cagado la diferencia entre mi relación con mi piel como artista y mi relación como mujer cis género hetero en esta sociedad

Cuando soy artista, yo y mi piel tenemos una relación tan chida, que nos escuchamos y nos entendemos. Me encanta cualquier pliegue, pero tristemente como mujer cis hetero la neta pues me cuesta, pues wey me cuesta ver mis marcas, mis estrias, mi celulitis cualquier cosa que se vea…ya saben ustedes como. Entonces, sí siento que tengo dos pieles y dos relaciones con mi piel. 

Ahora la pregunta que seguro te hacen siempre, ¿duelen los dibujos que haces en tu piel?

La sensación o el efecto de cuando se va hinchando da comezón, no duele pero da un chingo de comezón. De verdad, no duele nada pero a veces la gente se pone bien densa con eso. Cuando hago registros de video en los que tengo que estar ahí parada aguantandome la comezón, es bien catártico por cómo se siente, da un chingo de comezón pero se siente muy yo, muy como de “wey te estás viviendo, te estás sintiendo”. A veces cuando pasa un tiempo que dejó de hacerlo y vuelvo digo, wey no mames como lo extrañaba, extrañaba rallarme. Es mi terapia, como mi limpia y la neta es un proceso bien chido.

¿En qué o quién te basaste para hacerlo? 

Cuando iba en la prepa tenía una miss de arte bien chida y le conté lo que podía hacer, entonces salió un proyecto de hacer un autorretrato y me dijo ¿por qué no te dibujas y ese es tu autorretrato? Al principio, me daba un chingo de pena porque si es algo bien raro, pero me aventé y de ahí no pare, eso fue hace 11 años. 

Entonces, yo creo que no me basé en nadie, simplemente fue el querer ver que podía hacer.

¿Hay algún otro registro de artistas que utilicen esta técnica?

Investigando encontré a Ariana Page Russell y me di cuenta que ella hace exactamente lo mismo que yo. También, las piezas de body art de Yves Klein me gustan y me inspiran mucho. Otra chava que hace algo similar es Iness Rychlik, ella hace unas cosas muy bonitas, su estilo es más romántico y toma mucha inspiración de los cuentos.

Hay muchas personas que lo hacen, en general, el body art es una corriente muy densa, pero al final todos los trabajos son diferentes porque todos tienen su propio discurso y yo creo que lo que hace al artista es el discurso. 

¿De dónde vengo? ¿Por qué lo hago? ¿A dónde voy con esto?

¿Alguna vez te han contactado personas con la misma condición que tú?

Si, luego es cagado porque cuando cree mi página de artista, Isabella de La Mora estudio, lo hice para separarlo de mi instagram personal y que fuera una cuenta portafolio, pero ¡No saben la cantidad de gente que me ha escrito!

Mi trabajo nunca fue posicionar el dermografismo, era como de wey yo hago esto y este es mi trip, pero no saben la cantidad de gente que me ha escrito para decirme que tienen lo mismo que yo y que ver como yo lo abrazo les ha ayudado un chingo. Luego, me mandan fotos, se me hace bien chido, no sé todavía qué hacer con eso, pero quiero hacer algo, quiero abordar más el sentido de encontrarte más con tu piel. 

¿Cómo es el proceso de tu obra y cómo escoges los elementos para hacerla? ¿con qué lo haces?

Yo soy una artista de proceso, soy metódica en mi caos. 

Cuando digo metódica, es decir, que para mí el proceso lo es todo porque para mí es tan importante tener el concepto y el discurso claros, al igual que tener la pieza misma. Entonces, lo primero que hago siempre es hacerme la pregunta ¿Qué quiero contestar ahora? y si no se me ocurre nada regreso a los básicos, me pongo a leer. He leído 10 mil veces que es el dermografismo ¿Por qué existe? ¿De dónde viene?. También, he leído 10 mil veces qué es el body art, ¿Por qué? ¿De dónde viene? ¿Cuáles son sus corrientes?. Siempre vuelvo a la raíz.

Investigo, leo mucho de filosofía y mis conceptos están basados en teorías filosóficas. Leo mucho a Jean Luc-Nancy que habla sobre la piel como el hogar, habla del yo piel, que es: la piel que es el órgano y el yo piel que es yo “la conciencia sobre mi piel”; Mi piel como conciencia en el entorno

También, me gusta mucho Gilles Deleuze que tiene un texto que se llama Mil mesetas, habla sobre un cuerpo sin órganos, que es justamente lo que les mencione al principio, cuando uno se emplaza de las funciones biológicas establecidas del cuerpo humano para adentrarse a algo más; entonces, yo hago justamente eso, pensar en las funciones de la piel como algo más allá. 

En proceso, podría decir que me hago una pregunta, leo mucho al respecto, apuntó todo y de ahí creó un concepto y veo cómo representarlo visualmente, después veo qué elementos quiero utilizar.

Los elementos dependen de lo que quiera hacer, puede ser tan orgánico como yo sola con un lápiz, con mis propias manos, con una cámara y un tripie o si el proyecto amerita cosas externas pues las tomo. Casi siempre, me trazo con un lápiz porque funciona y siento que va muy bien con el discurso de dibujar en la piel y ya que tome las fotos o video hago una selección y la edición para ver cómo va a funcionar visualmente el proyecto, normalmente a mis proyectos los acompaña un texto explicatorio.

Mi parte favorita de las exposiciones siempre ha sido el texto explicatorio de las piezas, siento que una pieza no está completa sin su explicación. Es esa mi opinión personal, porque me gusta leer entonces siempre me ha gustado, a mí, que mis piezas tengan un texto. 

¿Cuál fue el primer proyecto que hiciste sola?

El primer proyecto que hice yo sola fue en el 2017, fue un proyecto que marcó mucho un antes y un después de mi producción. Se llama estira y alcanza, ahí fui yo con un lápiz para ver qué tan lejos podía llegar, entender dónde podía alcanzar y la composición de mis trazos. Este proyecto marcó una pauta en teorías que he hecho sobre,  ¿Qué se establece?, ¿Cuáles son los límites de mi cuerpo?, ¿Cómo se dibuja? y ¿Cómo se trata a la piel y a el cuerpo?

¿Cuál ha sido la obra más difícil de realizar?

Manifiestos del por qué

Físicamente, esa ha sido la más difícil por el simple hecho de que duele un chingo que te muerdan, fue mi novio el que me mordió y fue un proceso muy difícil pero también muy bonito. No la hemos repetido y siento que debería de porque es muy importante. Es muy vieja es desde el 2014, ese fue un proceso bien duro pero también muy chido.

Fue de las primeras en las que me empecé a dejar sentir, entonces esa estuvo padre.

Está basada en un artista que se llama Bob Flanagan, que ya falleció. Él tenía esclerosis múltiple entonces, se consideraba a sí mismo un sobre masoquista, porque literalmente se mutilaba solito y lo representaba como arte. Tiene un poema que se llama Why, en el que explica por qué lo hace y es como de ¿Por qué lo hago? porque puedo, porque me da endorfinas, porque se siente chido, porque si no yo entonces quién y si no ahora entonces cuándo. No es tampoco que yo sea sobre masoquista pero su poema me dijo mucho, fue de yo también puedo hacerlo, o sea lo hago porque puedo y porque se siente chido y porque si no entonces ¿Qué estaría haciendo?.

 Entonces esa físicamente es la que más me ha costado. 

En términos del proceso, yo creo que lo que más me ha costado es todo lo que hice en pandemia que todavía no sale. También dentro del proceso 2020 fue un periodo complicado, tengo muchas piezas, tengo muchas ideas que todavía no logro aterrizar ni sacar bien. 

En referencia a las piezas que están intervenidas con otros elementos, por ejemplo las que tienen bordado ¿Por qué decides hacer tu obra multidisciplinaria?

Cuando uso diferentes elementos en mis marcas, vienen del intentar explorar cómo funciona mi condición y cómo funciona la piel. Cuando intervengo piezas con dibujo digital y bordado, es el querer encontrar diferentes rutas, diferentes vertientes a la idea de como entendemos que se traza y se limita o se abre el cuerpo. 

Me gusta mucho esta idea de ver el cuerpo no a través de las funciones preestablecidas, sino tal cual como un lienzo y darle todo este otro significado, es súper interesante y a la vez muy bonito.

 ¿Cómo describirías tu arte?

Dejó huella luego existo 

Esto viene de un texto que leí que se llama Autobiografías Visuales de Anna Maria Guasch y habla justamente de representar tu historia, pero en lugar de hacerlo con palabras, hacerlo con imagenes. Habla mucho de un artista que tenía esa idea de dejar huella con sus piezas y después ir existiendo, leí eso y dije ¡Yo hago eso!, ¡Yo soy eso entonces! 

Hice una obra con este nombre en cuarentena y es de mis favoritas de ahorita. Yo creo que esta obra describe muy bien mi trabajo, porque representa esta exploración de repensar las funciones biológicas de la piel para llegar a nuevas posibilidades, es como repensar la piel. Un reconocimiento, un emplazamiento, un puente de conecciones; es como el estudio de cómo nosotros nos formamos a través de nuestras interacciones y nuestros contactos. 

A veces siento que es egoísta decirlo, pero mi arte sale de mí y es para mí, son mis cuestionamientos, todo es lo que yo me pregunto y lo que quiero responder.

Yo creo que el arte en general son cuestionamientos.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Ahorita estoy pensando mucho en la piel como hogar y estoy pensando mucho en mi mudanza, pensar en estos conceptos de adaptación, de permanencia, de pertenencia y de echar raíces. Estoy investigando que, en realidad, este echar raíces es un concepto mucho más social que físico. 

Estuve leyendo un texto que es sobre la plasticidad del cerebro, hay una parte del cerebro que se moldea y cambia y crece según las experiencias que tienes en la vida. Entonces, si te mueves tu cerebro se mueve y cambia, si tú cambias, tu cerebro cambia contigo, eso me late mucho. Estoy tratando, dentro de mi vida, buscar un significado de hogar y también lo estoy buscando en mi trabajo. 

He estado haciendo poemas de esto que dicen que no estoy sola porque estoy yo, y si me abrazo es que puedo sentirme todo mi cuerpo, y si siento todo mi cuerpo es que estoy bien, porque estoy completa. 

 

Deja una respuesta

*