Entrevista a: Olga Margarita Dávila y Alfredo Esparza Cárdenas

por Azalia Valdés

El año pasado tuve la oportunidad de conocer a Olga Margarita Dávila y a Alfredo Esparza Cárdenas cuando visitaron Guadalajara  mientras tomaba el taller de Construir el paisaje con Alfredo en Pacto Arte Contemporáneo. No podía dejar pasar la oportunidad de conocer más sobre la historia y los procesos que los llevaron a ambos encontrarse en donde se encuentran hoy. El trabajo de Alfredo y Olga, además de su trayectoria es una inspiración y fue increíble poder tomar unos minutos para conocerlos mejor y conectar con ellos. 

Olga se desempeña como curadora, museógrafa, docente y escritora de arte desde hace 25 años. Realizó los estudios de las licenciaturas en Arquitectura y en Historia del Arte, así como la maestría en Educación. Ha realizado la curaduría y museografía de más de 170 exhibiciones en México, EU, Hong Kong, Alemania, Argentina y España. 

Alfredo tiene experiencia de más de 17 años en la docencia. Es maestro en Estudios Humanísticos con especialidad en Historia por la UV del ITESM. Egresado del Seminario de Fotografía Contemporánea del Centro de la Imagen. Como fotografo y artista visual ha tenido numerosas exposiciones individuales en méxico y el extranjero. Así mismo, ha sido reconocido por su trabajo internacionalmente,  ganando premios como el de de la VII edición de Latin America Fotografía de AI-AP (2018) en Nueva York, EEUU. 

Espero que estas palabras los ayuden a encontrarse un poco más así mismos así como me ayudaron a mi y si aún no conocen su trabajo les invito a investigar sobre ellos. 

“Soy Olga Margarita Dávila, una mujer de 55 años. El proceso de mi identidad profesional se fue desarrollando a través del amor. Cuando estaba estudiando en la universidad me enamoré de una persona que me ayudó a estudiar arquitectura y eso me llevó a reconocer el arte; y del arte me fui al performance gracias a otro interlocutor amoroso y así se fueron concatenando las cosas hasta que me enamoré de mi misma y me hice curadora.”

“Y yo soy Alfredo Esparza Cárdenas, cuando empecé estaba bien confundido y estaba deambulando por un montón de cosas, entonces elegí comercio exterior porque era la respuesta inmediata a tomar una decisión de que estudiar. Siempre me interesó el arte de una manera muy intuitiva. En Torreón no hay muchos espacios donde aprender, donde formarte, era muy austero todo. Afortunadamente me tocó crecer en los inicios de la internet, entonces de ahí podía agarrar uno un montón de herramientas también de manera muy intuitiva, y creo que de hace unos pocos años pa’ca con todo y que en todo el tiempo seguía haciendo imágenes, me lo tomé en serio y pues ya aquí estamos, fíjate.”

¿Cuáles fueron sus primeros trabajos y proyectos? ¿Cómo empezó todo? 

O: Pues mi primer trabajo serio fue la cocina, tuve un negocio de banquetes y como que la idea de la autogeneración, de mantener mi independencia, fue algo importante. Luego, la docencia, ahí empecé a dar clases de cocina y ya después empecé la docencia en arquitectura.

“Poco a poco fui reconociendo el arte y pues el trabajo de leer y escribir me interesó desde siempre y así fui desarrollando mi intelecto en relación a la unión de cosas, la unión de ideas y de temas que se hicieron procesos de exposición. Y así fui de la docencia, luego ya a crear en exposiciones y eso hasta el día de hoy porque también me desarrollo en un campo institucional.

A: También así empezaron mis primeros trabajos, en este contexto de confusión extrema,  ¿no?. He trabajado en un montón de cosas; en un momento de precariedad económica, trabajé de guardia, de esos que mueven valores, -piensa y deja salir una risa sutil- un ratito, y dije no, esto es demasiado Rock n Rolll

También tuve un pequeño negocio de comida en Torreón por dos años, he trabajado en la industria de la serigrafía y a la par, simultáneamente, siempre he estado involucrado en la docencia, fue de las primeras cosas que hice después de graduarme y creo que eso ha sido como fundamental en términos de modelar la manera en cómo me gusta trabajar, la docencia siempre ha estado bien presente y a la par de todo esto que te digo. Y ya en esta última etapa trabajo en la agricultura, me dedico también a los nogales, y de este lado pues en gestión cultural, desde facilitar procesos para elaboración de exposiciones hasta museografías, algunas curadurías, la docencia y la imagen fotográfica.” 

¿En qué momento es en el que deciden dedicarse a este camino no convencional? ¿Fue difícil?

O: Yo creo que siendo artista te vas dejando llevar por la intuición y una cosa te lleva a la otra y lo vas uniendo. Y certeza, pues no hay, simplemente sabes que te la pasas bien, que te gusta lo que haces y que lo disfrutas. Siempre hay mucha incertidumbre económica y siempre hay una condición de riesgo, pero te va gustando eso, lo vas sorteando día a día y le vas encontrando como el gusto. 

A: En este… yo creo que 10 años estuve en la indefinición justo con ese temor de ‘chin’ ¿Y si no me va bien? Y si mejor me voy por el camino de ‘trabajo un rato’, porque ya ves que también es como la promesa de que trabajas un rato y luego ya haces lo que quieres pero al mismo tiempo es como el burro que lleva la zanahoria enfrente de sí y nunca la alcanza. Entonces justo cuando decidí tomarme en serio esto empezaron a pasar cosas hasta en lo económico, porque mientras estaba indeciso ni generaba esta famosa riqueza para poderme dedicar a otras cosas ni tampoco producía porque estaba súper cansado, porque mi creatividad se iba hacia otro lado. Entonces un poco lo que dice Olga, cuando decides dar el brinco o el paso de que sí es por aquí, empiezan a pasar cosas, te lo tomas enserio y también la gente observa eso, que eres responsable, que se puede confiar en la manera en cómo trabajas, que puedes responder y pues eso ayuda también. Tienes continuidad. 

¿Creen que el entorno en el que se desarrollaron (familia, amigos, lugar de origen) ayudó a darle forma a sus proyectos?

A: Si, yo creo que uno no puede escapar de eso. Incluso si escapas, es consecuencia de ese mismo contexto, entonces definitivamente si uno frecuente u ocasionalmente vuelve a  esos lugares donde asimiló cosas, le cayeron veintes, se sintió querido o sintió ciertas cosas de conflicto y a lo mejor uno no era el del conflicto, si no la cosa era cómo solucionas esos conflictos, entonces claro que me parece que la situación contextual de cada quien lo va a acompañar siempre. 

O: Si, siempre te apoyas de amigos, de cómplices y definitivamente la familia y los seres queridos te van dando como una escalera que vas conectando una cosa con otra. Si es muy importante el apoyo de los otros. 

¿Cuáles consideran que han sido los obstáculos más grandes a superar para continuar dedicándose a lo que hacen?

A: No estar seguro, dudar. Que la duda… digo siempre vamos a dudar, pero que la duda sea tan grande que entonces te paralizas. Y las distracciones, creo que hay muchas cosas que están pasando al mismo tiempo y es increíble mirarlas, pero luego también eso hace que te salgas del camino. Pero por otro lado, esas  distracciones a veces hacen que con todo, el camino sea más largo, pues sea más rico y cuando retornas tienes más experiencias, más anécdotas, más conocimientos y más herramientas como para encarrilarte. 

O: Si, yo creo que los obstáculos siempre son oportunidades de crecimiento y estar muy segura que se trata de un camino que a lo mejor no es el que te dicen que sigas y que si te sientes bien como con una corazonada o como que te late o que está algo padre pero a la vez está como raro y como difícil pero como divertido pues creo que esos han sido, por un lado, el conflicto o los obstáculos como preguntas,  pero a la vez también la certeza. Entonces resolverlos, que le guste a uno resolver esos obstáculos. 

¿Por qué creen que es importante transmitir algo con su trabajo?

O: Porque en lo personal me gusta honrar la condición humana y como decía una amiga hace unos días, “estar a la altura de la belleza del planeta en el que vivimos” y es una concatenación, o sea, venimos de alguien y alguien me ayudó a estar aquí, cuando era niña alguien pagó mis estudios, alguien me dio de comer, alguien hizo muchas cosas por mí y entonces a mí me gusta ser recíproca y ayudar a los otros y en esa misma medida encuentro sentido a mi misma. 

A: Si, yo también voy por el mismo lado. Hay tantas cosas pasando y tantas cosas qué ver y qué experimentar y cuando te interesas en ciertos aspectos y te involucras, pues te involucras a partir de la experiencia de alguien más. Entonces es como una ‘mano-cadena’ donde alguien va jalando a alguien y ese alguien a otro alguien y ahí va. Entonces, pues, sumar o participar en esa conversación me parece bien bonito y problematizar también es suave y lanzar cuestiones y dentro de este eslabón de brazos unidos ver quién puede responder o quien lanza otra pregunta que refiere a lo que tú haces entonces, pues es parte de participar de una conversación bien amplia y bien grande. 

¿Qué consejo le darías a tu yo del pasado? ¿Cómo comenzar un proyecto de arte si no sabes como? 

A: Pues Yolo -responde entre risas- o sea sí, es que no hay manera. Ayer platicábamos que pues es fogueo, me parece que si estás interesado en algo y sientes una punzadilla pues hay que hacerle caso a eso, a la intuición no reducirla no ignorarla a partir de cuestiones que no necesariamente tienen que ver contigo. 

Entonces, en primera, hacerle caso a la intuición. Si no sabes cómo empezar, yo creo que ni siquiera hay que pensar, creo que es más importante dar los pasos que pensar en cómo dar esos pasos y esto pues va a hacer que te relaciones con personas que tengan las mismas inquietudes que tú y pues se van a coachear unos a otros y luego van a hacer cosas increíbles juntos y eso probablemente va a llevar a que conozcan a gente que tiene más callo y colmillo y que los pueda asesorar en ciertos aspectos. Entonces eso, aventarse a hacer las cosas sin preocuparse mucho de qué va a pasar. 

O: Yo le diría a ese yo pequeño, “confía en que todo va a estar bien y que todo lo que estás haciendo tiene un sentido”. Lo va a entender más adelante y todo es igual de bueno e igual de malo según donde lo veas. Entonces en esa confianza de ti con los otros, júntate con otros y comenta y conéctate con otros que tengan una afinidad contigo y así se van dando los pasos y que seas muy de escuchar tu interior, aunque se oye súper trillado, pero sí existe, o sea  cuando uno sabe si esta bien o mal y a veces dices “ay está mal, pero no importa lo voy a hacer” pues eso está bien porque lo quieres hacer y entonces va en que te sientas cómodo con las decisiones que tomas. 

Respecto a las perspectivas para el arte en México ¿Hacia dónde va?

O: ¿A dónde va? Pues a donde lo queramos llevar. Por un lado, haciendo cosas, y por el otro, una perspectiva en las comunidades, es crear nexos con otros, en ir a lugares no hegemónicos, o sea, no los más obvios para hacer cosas. Creo que es ahí donde puede haber más riqueza, uniendo esos lugares con lugares menos pequeñitos y a lo mejor con alguno grande y así creo que va hacia una dinámica más de conectividad entre polos no similares. 

A: Creo que va por ahí también, lo bonito de estar en esta época, hay muchas cosas gachas, pero lo bonito es la conectividad que hay hoy día y la visibilidad que puede adquirir ciertas zonas que a lo mejor antes había que seguir un protocolo de circulación que era pues México, o Guadalajara o Monterrey y ahora este despliegue de formas de comunicarnos que va desde internet y las plataformas sociales hasta que se ha vuelto más económico viajar de un lado a otro, pues permite que se generen estas conexiones y ahí coincido con Olga, de entre lugares que en otro momento hubiera estado complicado que se relacionen sin la mediación de estas grandes urbes, ahora puedes prescindir de esas urbes en proyectos muy puntuales, entonces sí me parece que a propósito de la descentralización, están cobrando mucho valor las narrativas que vienen desde otras realidades entonces y no sólo aquí, si no tienen eco esas otras narrativas, esas otras propuestas aquí, pues bueno van a pasar en otro lado a propósito de esta conectividad y también eso creo que es bien importante. En este momento todo es posible, entonces, si no sucede aquí, va a suceder en otra parte.

Deja una respuesta

*