¿Por que las feministas admiramos a Ruth Bader?

Por Yoana Rodríguez

Simple e icónica. Su rostro enmarcado por unos lentes rectangulares de pasta gruesa, labios finos y sonrisa sutil, cabello recogido en una coleta baja y como accesorios únicos aretes pequeños y collar ancho o cuello de encaje. 

La imagen de Ruth Bader Ginsburg es la armonía entre la firmeza y seriedad de una mujer que se abrió camino en un terreno dominado por hombres, así como de la feminidad poderosa y atractiva, distintiva de la lucha a la que dedicó su vida: derribar las barreras sociales y legal entre hombres y mujeres.

Apodada como Notorious RBG, hace poco menos de un mes sobre leíamos de la muerte de esta jueza estadounidense, quien a sus 87 años falleció a causa de un cáncer de páncreas, pero ¿quién fue ella y cómo es que una mujer octogenaria se convirtió (a pesar de la seriedad de su cargo) en un ícono pop de la lucha feminista?

Joan Ruth Bader nació en Nueva York en 1933 dentro de una familia judía de clase media. Desde pequeña fue descrita como una niña callada, activa e inteligente, educada para ser independiente y en cuya formación se pusieron grandes expectativas familiares. Principalmente las de su madre, Celia, que la impulsó a interesarse por los libros y el estudio y quien falleció el día anterior a que Ruth se graduara del bachillerato. 

En plena década de los 50 Ruth se graduó de la Universidad de Cornell y después continuó sus estudios en Derecho en la Universidad de Harvard, donde destacó como una de las mejores de su clase.

Primero como abogada y luego como jueza del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Ruth fue pionera en la defensa de los derechos de la mujer abriendo una tras otra las puertas que le cerraron a ella y tantas otras mujeres, inclusive hoy día.

Más de cuatro décadas de trabajo por la igualdad de derechos hicieron de ella un referente feminista de resonancia mundial. Sus acciones hicieron cambios reales, fue la segunda mujer en ser nombrada por la Corte Suprema de Estados Unidos y sus opiniones disidentes la conviertieron en una celebridad entre las generaciones más jóvenes.

¿Por qué admiramos a Ruth Bader? Porque es la historia real de una mujer que luchó toda su vida por un sueño común: un mundo más igualitario y justo para sus habitantes. Nos dio un modelo a seguir de estudio, trabajo, excelencia y lucha constante. Ruth se internó en lo más profundo de un sistema legislativo absolutamente patriarcal y desde ahí generó estrategias, observó y jugó a favor de su enfrenta, pero sobretodo nos dio la certeza que el cambio es posible, un espíritu de esperanza hoy más necesario que nunca.

Si quieres conocer más sobre ella, en 2016 publicó el libro My Own Words, un libro autobiográfico co-escrito con sus biógrafas Mary Hartnett y Wendy W. Williams. El libro es una recopilación de discursos y escritos emblemáticos desde su infancia. 

Para ver en pantalla, en 2018 salió el documental La Jueza (RGB), dirigido y producido por Betsy West y Julie Cohen, quienes narran desde el origen de la jueza, hasta su vida universitaria y sus brillantes estrategias legales que empujaron a alcanzar la igualdad de género frente a la ley estadounidense. El documental está disponible en Netflix.

Otra película reciente es La voz de la igualdad (On the basis of sex, 2018), protagonizada por Felicity Jones y dirigida por Mimi Leder el filme se sitúa en 1956, tiempo en la que joven Ruth era estudiante de Derecho en Harvard. La historia retrata la fuerza de su carácter  al enfrentar los constantes obstáculos de discriminación con sus profesoresy colegas desde el inicio de su carrera. Disponible en Prime Video

Fuentes:

https://elpais.com/internacional/2019/02/23/actualidad/1550937519_698822.html

https://www.lavanguardia.com/internacional/20200920/483572721689/ruth-bader-ginsburg-la-improbable-heroina-feminista.html

Ruth Bader Ginsburg: la gran disidente

*¿Quién fue Ruth Bader Ginsburg?* Conócela a ella y su enorme trabajo con estas películas en streaming

De nuestra autora de hoy

Yoana Rodríguez (Guadalajara, 1994) es egresada de la Primera generación de Periodismo y Comunicación Pública del ITESO. Desde una perspectiva de género, sus temas de interés son derechos humanos, desigualdades, arte y cultura. Es una de las dos miembros mas recientes de La Ola Púrpura.
Es un ser nocturno (las mañanas son su peor enemigo), ama a los animales (especialmente a su perro Titino), el color azul, visitar museos, andar en bicicleta y los atardeceres desde cualquier azotea.

Deja una respuesta

*