Tatuajes jodidos de frijoles

El martes en la escuela, la maestra 
le dijo que a su bebé relleno de frijoles
lo tenía que cargar, darle de comer  y cambiarle el pañal todo el día, 
para advertirle lo que le espera, Laura se preguntaba
 ¿porqué no mejor tomar de la mano a Carlos en el recreo? 

Un martes Laura se escapo de casa
dijo que iría con sus amigas,
pero fue a tener una tarde “especial” con Carlos.

Carlos no llegaba en cambio un Volkswagen rojo
se paró delante de ella, dos señores corrieron, 
subieron a Laura a la camioneta y la durmieron

Laura, si no hubieras huido de casa
Laura, si le hubieras dicho a alguien donde estarías
Laura ¿Qué pasará con tu bebé de frijoles?
Laura se preguntó: ¿Cuantó tiempo le queda de vida?

Al despertar estaba en un cuarto oscuro,
los hombres se acercaron,le hicieron un tatuaje en el talón
la primer muestra de que su cuerpo ya no le pertenece
Laura pensó que su verdadero tatuaje había sido nacer mujer.

Un hombre la ató mientras el otro 
con esos dientes amarillentos y mirada perversa le dijo
te voy a deformar ese tatuaje que no te queda bien
el otro le gritaba que se la metiera ya.
Laura pensaba en su mamá
con una olla de frijoles esperandola para cenar,
la angustia que viviría,
Laura pensó que la olvidarían rapidamente.

Menos de dos días las calles estaban llenos
de letreros con su rostro,
Laura, te han cortado tantas veces el cuerpo

Que a penas 
        -apenas-
               te pueden reconocer.

Solo te quedan esos ojos llenos de lágrimas 
y ganas de que todo termine ya,
Laura solo se preguntó
¿porqué mejor no le dijeron del riesgo que vive por ser mujer?,
¿Porqué su futuro solo podría ser madre o vivir ese abuso?,

Laura ha deseado tantas veces terminar con su vida,
las mismas veces que su familia la sigue esperando,
Laura te estas volviendo toda una mujer madura y agria.

-NAIAN ÁLVAREZ-

De nuestra autora de hoy

Andrea Naian Álvarez Rodea, Ciudad de México 1999, estudiante de la licenciatura Lengua y literaturas Modernas Francesas en la Facultad de filosofía y letras de la UNAM.

Deja una respuesta

*